El día de la transformación de Wiggins

Tuvo lugar en Verbiers (Suiza), en plena disputa del Tour de Francia. El líder entonces del Garmin se ganó los galones tras finalizar quinto en un día en el que no hubo muchas dificultades orográficas, pero en la que se marcaron grandes diferencias y en el que los escaladores sacaron su máxima potencia para poner tierra de por medio. Entre ellos Contador, que fue el gran triunfador del día. 

Fue justo ahí cuando Bradley, tras haber cambiado por completo su entrenamiento y sus costumbres, se convirtió en un potencial campeón de Tour, hecho que pudo lograr en 2012. En 2009 ya rozó el podio, finalizando cuarto y a escasos segundos -37- de Lance Armstrong, que ocupó el tercer peldaño.

Ya en Cofidis anunciaba sus aspiraciones, aunque nadie tenía mucha convicción de que aquel espigado británico pudiera alcanzarlas. Incluso cuando se clasificó en cuarta posición en aquella edición, los expertos apenas creían en sus opciones futuras, pensando que su actuación se debía más a un recorrido escaso en alta montaña y a una conjunción de circunstancias.

No pudieron equivocarse más, ya que desde entonces no dejó de dar muestras de progreso en los grandes puertos. Se estrelló contra el Giro, pese a que en la famosa escapada de L’Aquila tomó buena posición. También lo hizo contra el Tour, aunque fuese 23º en París.

En 2011 ganó con suficiencia la Dauphiné, aupándose como candidato al podio de la gran ronda francesa, algo que no lograría debido a una fractura de clavícula antes de llegar a las primeras etapas montañosas. En la Vuelta, pese a lo cruel del trazado para los rodadores, se subió a la tercera plaza, superado sólo por un soberbio e inexplicable Cobo y su desconocido compañero Froome, su sucesor en el liderato en Sky.

Desde entonces nadie duda de su capacidad para las tres semanas de competición, pese a que su capacidad escaladora aún se ve por debajo de la de sus rivales. En crono es donde marca la diferencia, con unas prestaciones absolutamente aplastantes. Ahí está su baza.

También te puede interesar:

Stybar, alma de clásica

Cummings, la sorpresa británica

¿Quieres una bicicleta gratis?

Guía de Equipos 2014

#ConcursoDLCRocasanto 2014

Últimos números publicados:

DLC Pro Magazine: nº15nº14nº13nº12

Cyclo&City: nº1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.