,

El gran estreno de Bouhanni

El Giro está de vuelta en Italia después de haber dejado atrás un inicio irlandés pasado por agua. Las victorias de Marcel Kittel (Giant-Shimano), la polémica foto de un aficionado haciéndose una “selfie” con el ciclista alemán cuando éste estaba todavía recuperando el oxígeno y hasta un intento de atentado frustrado en pleno centro de Dublín han sido algunas de las noticias más destacables y rocambolescas de la Grande Partenza en la isla esmeralda.

Además, la salida de Belfast dejó en la cuneta a Daniel Martin (Garmin), uno de los outsiders para la clasificación general, que se rompió la clavícula pocos kilómetros después de haber bajado de la rampa de salida.

En Bari, el Giro de Italia ha continuado por el mismo camino, el de la mala suerte, y la lluvia ha vuelto a perjudicar la carrera hasta el punto tener que neutralizar la etapa hasta la última vuelta del circuito. Los ciclistas han sido quienes, vista la peligrosidad del circuito y la lluvia, han comunicado sus intenciones a los organizadores. De este modo, la etapa ha quedado anulada a efectos de clasificación general y tan sólo se ha disputado, como tal, la última vuelta con el fin de conocer el vencedor de etapa.

En el sprint final, el francés Nacer Bouhanni ha conseguido su primer triunfo en una gran vuelta por etapas. La victoria del corredor del FDJ.fr, sin embargo, tampoco ha estado exenta de polémica, ya que, desde algunos sectores, se ha criticado que la estela de un coche ha permitido al francés reintegrarse en el pelotón y mantener sus opciones vivas.

Tras el triunfo, Bouhanni se mostraba exultante: “Estoy superfeliz por haber ganado. He pinchado a falta de dos vueltas y tenía miedo de caerme cerca de la línea de meta. La carretera parecía una pista de hielo, pero he conseguido ganar. Después del pinchazo, he pensado que mis opciones de disputar el sprint eran pequeñas, pero he tenido un gran equipo que me ha ayudado a reintegrarme en el grupo. Cuando estaba en el pelotón, me he dicho a mí mismo: ¡vamos!”.

El joven sprinter de Épinal (Francia) cargado de moral continuaba su discurso optimista de la siguiente manera: “Esta es mi primera victoria en una gran vuelta por etapas, después de tres segundas plazas detrás de Degenkolb, Cavendish y Kittel. Es también un alivio. Ahora tengo el maillot de la clasificación de los puntos y voy a intentar dar el máximo para mantenerlo. Pero, sobre todo, me voy a concentrar en las próximas llegadas al sprint, que es lo que da más puntos”.

La otra gran noticia del día ha correspondido a Marcel Kittel. El sprinter del Giant- Shimano, que había demostrado una superioridad aplastante en Irlanda no ha tomado la salida aquejado de problemas de salud: “Estoy muy decepcionado por tener que dejar el Giro después de un extraordinario inicio en una gran condición, pero no me siento bien y no estoy en las condiciones físicas necesarias para salir”.

Su director deportivo, Marc Reef, expresaba que: “hace dos días, después de la tercera etapa, ya nos había indicado que no se sentía al 100%. Ayer a la mañana nos dijo que tenía fiebre y esta mañana, durante el desayuno, tenía algunas molestias. Después de un análisis con nuestro equipo médico hemos visto que la situación había empeorado y, por lo tanto, hemos tomado la decisión conjunta de no continuar”.

Después de un inicio de carrera en el que los sprinters han tomado el total protagonismo, se espera que las próximas etapas obliguen a los grandes favoritos a mostrar su lado más agresivo. Para empezar, la quinta etapa presume de tener un final movido con una suave ascensión a Viggiano (4ª categoría), que se realizará en dos ocasiones (con meta en el segundo paso), en el que los nombres que se jugarán la etapa cambiarán. El primer clasificado, Michael Matthews, sin embargo, quiere seguir luciendo la maglia rosa cuantas más jornadas mejor; a pesar de que para ello tenga que esforzarse al máximo: “Veremos que sucede en Viggiano. Voy a dar el 110% para continuar vestido de rosa. A mí lado tengo corredores que me pueden ayudar a conseguir el objetivo”.

Pedro Ceinos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *