EL NUEVO PETER SAGAN DE 2018

Cualquier ciclista, cualquiera, firmaba tener estas alturas de campaña en el morral Gante- Wevelgem y París- Roubaix.

Con solamente eso, la temporada de Peter Sagan ya la podemos calificar como de muy buena. Y estamos solamente a mediados de abril….

No escribiré hoy sobre el palmares en 2.018 de Peter Sagan sino sobre las sensaciones que está transmitiendo al aficionado durante la presente temporada. Sobre su carácter, sobre su forma de correr. ¿Es tal la superioridad que siente que se atreve a jugar con los aficionados, incluso con sus propios rivales?

Leídos y meditados decenas de comentarios en los foros, artículos de opinión… uno no sabe todavía a qué carta quedarse. Es cierto que las situaciones tácticas no son nunca extrapolables de una carrera a otra. Es algo irrebatible. Pero más allá de eso, hay momentos en que da la impresión de que Sagan no da todo de sí mismo. Por ejemplo, en la Milán- San Remo. Por ejemplo en el E3 Harelbeke. Por ejemplo en la Strade Bianche. Hoy mismo, en Amstel Gold Race. Incluso, ¿llegó a dar todo de sí Peter Sagan en el reciente Tour de Flandes?

Pareciera que el actual campeón del mundo estuviese seleccionando sus objetivos. Que dejara pasar ciertas oportunidades en que las situaciones tácticas no son especialmente favorables. Que haya asumido como premisa fundamental táctica que nadie, absolutamente nadie, va a volver a ganar jamás a su costa. Y en estas estamos.

Porque la forma en que ganó la pasada París-Roubaix no concuerda para nada con las imágenes que hayamos podido ver de él en esas mentadas E3 Harelbeke, Strade Bianche y demás. Si Peter Sagan es capaz de saltar en esa situación de carrera durante la reciente París-Roubaix, es que su superioridad sobre los demás, al menos en este momento, es… digamos que considerable.

Cierto es que con esta manera de correr, mucho más inteligente que en anteriores temporadas, Peter Sagan va a poder seguir acumulando un extraordinario palmares. El problema para el eslovaco va a ser que el aficionado, en muy poco tiempo, le va a “calar” (incluso ya le han calado) que determinadas carreras, según como vengan dadas, las va a tirar al colchón.

¿Hasta qué punto se le va a consentir esto a un ciclista, no ya de sus cualidades atléticas, sino de su carisma?

RAÚL ANSÓ ARROBARREN @ranbarren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *