El papel de Riijs en el ciclismo

Un persona cuanto menos importante, más de lo que atestiguan sus triunfos. El danés no sólo supuso una época histórica del ciclismo por cuanto derrotó al gran Miguel en su etapa de dominio y esplendor, sino que tras aquel triste agujero que supuso la cascada de confesiones de dopaje, Bjarne ha seguido muy vinculado. Tan estrechamente que incluso ha dirigido a la élite de las grandes vueltas como los Schleck, Sastre o Contador

Desde que pisase por primera vez el podio de París se veía que su paso por el ciclismo no iba a ser efímero. Sus años buenos fueron varios, encumbrados por su exhibición en el Tour de 1996, siendo quien sucediera al pentacampeón español, Miguel Indurain. Ya en 1997 le pesaba la responsabilidad y el vuelo de un teutón imparable, Jan Ulrich, con el que además compartía escuadra.

En 1998 el ciclista descubrió una faceta suya a la que después ha conseguido sacar partido. Se erigió como abanderado y defensor de los derechos de los ciclistas tras los registros del Tour de aquella edición. Durante aquellos plantes era muy común verle conversar con el coche rojo de dirección de carrera. Cuentan que él fue el impulsor de que aquella edición continuase, que siguiese la gran mentira, el acoso a los ciclistas que ha derivado en una persecución que les obliga a estar 24 horas localizables y a aportar datos sobre cada movimiento que realizan.

Un estado policial que tuvo origen curiosamente aquella tarde. Una guerra que los ciclistas comenzaron a perder ese día. Gracias al volantazo del danés que fue convenciendo a todo el pelotón para dejar de lado la lucha por su dignidad. Otro tema es si había razones fundadas o no para realizar todo aquel despliegue. El tiempo le dio la razón a los franceses y a la sospecha, por desgracia.

Curiosamente desde ese día ha gozado de grandes equipos. Su retirada tras una grave caída en 1999 le llevó a construir el proyecto de CSC, que hasta nuestros días ha gozado de buena predisposición por parte de los grandes organizadores, sobre todo en sus inicios. Con dinero de por medio logró formar una estructura fuerte, con muy buenos mimbres. Jalabert, un joven Sastre, Basso, los Schleck, ahora Contador… el gran corredor de la era.

Curiosamente comenzó doblegando al más grande y ahora adiestra a lo más parecido a un sucesor que ha existido en el pelotón español. Con la venta de Saxo Bank a Tinkov se acerca cada vez más a su adiós definitivo al ciclismo.

Más noticias:

Wiggins, el mayor enemigo de Froome

Garikoitz Bravo, de sueño a pesadilla

Hinault, el campeón total (parte III)

¿Granada y la Alhambra en la Vuelta 2014?

El día en el que todo cambió para Urán

Chile se suma al ciclismo

Google, Contador, Tinkov y Fernando Alonso

Biomecánica: junior y máster

2014, el año de Caja Rural

Gadret completa a Movistar

Los planes de Boasson Hagen

¿Habrá Giro del Trentino?

Psicología ciclista: las auto instrucciones

Música ciclista: Yonkis sobre ruedas

Damiano Cunego, el impredecible

Hernández, la espalda del ídolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *