El paso a paso de Andrew Talansky

Hay una serie de escalones establecidos en el ciclismo. Una joven promesa suele debutar en una grande ‘menor’, como la Vuelta o el Giro, para después una vez ha brillado en ellas y se ha comprobado su valía para las tres semanas, probar suerte en el Tour, el objetivo último. Uno de los últimos casos es el de Talansky, que ya ha sido capaz de finalizar 10º en Francia. 

En 2012 realizó una actuación soberbia en la Vuelta, yendo a distancia de los líderes, pero en el selecto grupo que los perseguía. Su puesto entre los diez mejores confirmaron a Garmin Sharp la joya que estaban puliendo. Muy bueno contra el crono y muy regular en montaña, el clásico perfil de las vueltas por etapas.

Sólo el imparable Porte le alejó de su primera gran victoria: la París-Niza. La cronoescalada al col d’Eze también quedó cerca de su alcance. Después a lo largo de 2013 sólo en Critérium Internacional se acercó a los puestos de honor. En el Tour, pese a su resultado, no hay que olvidar que logró su puesto a base de alguna fuga consentida que le aupó entre los diez primeros. Sin ellas hubiese tenido una aparente gris actuación, aunque aceptable para ser su primera participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.