El problema de París-Niza

Hay carreras con un prestigio tal que podrían permitirse durante un tiempo relajarse y olvidarse de reinventarse día a día. Pero en estos tiempos ese margen de error es mínimo y las consecuencias se resumen en pérdida importante de interés. Con más motivo si además cohabitas con una carrera que te hace sombra como Tirreno.

Otro problema son las indeterminables condiciones climatológicas o que año tras año la nieve recorte más de una etapa o añada dificultades. Ahí Tirreno tiene mucho ganado. De hecho, es su gran arma.

Pero hay otro factor que influye, que es el tedioso y aburrido recorrido. Conociendo el ciclismo de hoy día y pudiendo variar de año en año, siempre se ve el mismo tipo de etapa o con los puertos muy alejados de meta. Cantos a lo anodino, a que el pelotón juegue su suerte en una o dos etapas decisivas y contemple el resto. Ahora el ciclismo demanda otra cosa. Hasta los amos del inmovilismo como el Giro y el Tour se han dado cuenta.

Teniendo la historia, la participación y la posibilidad de narrar una bonita carrera, ¿por qué no hacerlo? Tirreno-Adriático no es un objetivo en sí para una amplísima mayoría de ciclistas. París-Niza es el primer objetivo real y donde comienza la exigencia de los resultados. Pero si no reaccionan ante este cambio de tendencia, bien podrían tener problemas.

Más noticias:

Alberto Leanizbarrutia, la roca

Ciclismo urbano, la hipocresía de las ciudades

Alemania, la luftwaffe del sprint

El ciclismo actual, mejor que el ciclismo antiguo

Desde la Cuneta y la Vuelta Andalucía trabajan juntos en 2014

Los grandes días de Samuel Sánchez

Jan Bakelants, nuevos viejos sueños

Las metamorfosis de Juanma Gárate

El Giro seduce a Roche y Majka

Entrenamiento ciclista: las series

Gamoniteiro, el sueño imposible

El papel de Riijs en el ciclismo

Wiggins, el mayor enemigo de Froome

Hinault, el campeón total (parte III)

¿Granada y la Alhambra en la Vuelta 2014?

El día en el que todo cambió para Urán

Chile se suma al ciclismo

Google, Contador, Tinkov y Fernando Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.