,

Eneko Lizarralde, un sueño hecho realidad

El ciclista de Bergara prepara la que será su primera temporada como profesional. Fichado como una de las grandes novedades del recién nacido Murias-Taldea, se presenta en sociedad como uno de los grandes valores de este deporte, al igual que uno de los grandes enamorados y aficionados de la bicicleta

El vasco tiene claro que correr como profesional es un sueño hecho realidad, más aún en unos días donde pasar a profesionales es un escalón inalcanzable para un muy amplio porcentaje de jóvenes ciclistas. “Es la recompensa a mucho trabajo y es una alegría inmensa. Ahora toca ir paso a paso, trabajando bien, como hemos hecho hasta ahora. Habrá que ver que nos depara el futuro”.

Sin embargo, y pese a haber conseguido algo que ciclistas de mucha mayor experiencia y tallaje internacional no han logrado, no olvida cuál es su papel dentro de la escuadra, dando serias muestras de humildad. “Los objetivos a nivel de equipo serán los que nos mande Jon, pero está claro que tenemos una plantilla muy buena con gente de calidad como Egoitz García y Gari Bravo que han estado en equipos World-Tour y puede que nos den alguna victoria, pero bueno, toca trabajar poco a poco y a ver como viene”.

Un ciclista con los pies en el suelo y la mente en el ciclismo, con tiempo aún para definir cuál será su rol dentro de él, un periodo que lleva a muchos de sus compañeros de profesión una carrera entera. Él, pese a que se decanta más hacia su vertiente rodadora, lo tiene claro. “Como ciclista habrá que ver en profesionales, pero me defino como un corredor todoterreno, buen rodador  y con una punta de velocidad que en grupos pequeños me es útil. Un corredor humilde que sabe trabajar para los demás, que lo hace a gusto y que cuando recibe los agradecimientos de los compañeros se siente contento con el trabajo”.

Pies en el suelo que demuestra el hecho de que no haya abandonado los estudios. Madurez pese a su juventud y un enamorado del ciclismo. Tanto que piensa que estudiar es un deporte mucho más cansado. “Es más duro estudiar, sobre todo cuando los temas son difíciles y no entran, no entran… A parte, entrenar es algo que nos gusta y aunque a veces por las condiciones climatológicas se haga bastante duro, es algo que hacemos a gusto”.

Una profesión en la que no ha empezado por casualidad. Como todos, ha tenido sus referentes. “Diría que tengo tres espejos: Joseba Beloki que es mi ídolo de la infancia, Jens Voigt que es el espejo a seguir como corredor y Jon Odriozola, mi director, por cercanía de población y porque ha sido mi director y todo lo que he aprendido lo he aprendido de él”. 

Fotos y texto: Yon Suinaga

Ver preview y resumen de contenidos del nº1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *