Fabian Cancellara vs Tony Martin

Desde que en 2009 Fabian Cancellara y Tony Martin finalizaran 1º y 2º en la Vuelta a Suiza, sus trayectorias han sido totalmente divergentes, con el único punto de encuentro en la disputa de cierto número de contrarrelojes a lo largo de la temporada, con la disputa de los mundiales de CRI como punto álgido de estas riñas deportivas. En duelo directo por el arcoíris, Cancellara cuenta con dos victorias sobre Martin en 2009 y 2010, mientras que el alemán ha batido el suizo en 2011 y 2013.

Curiosamente el derrotado nunca acabó segundo tras el ganador, sino tercero. Mientras que el suizo decidió a partir de 2010 centrar todos sus esfuerzos en llegar a sobresalir en las clásicas flamencas más importantes, alcanzando un éxito sin precedentes en un corredor centro-mediterraneo (Cancellara es suizo pero de raíces y ascendencia italiana), dejando de lado primero tímidamente y posteriormente de forma más clara la disciplina que le encumbró, Tony Martin aunque coqueteando siempre con la disputa de generales de carreras cortas con trazados propicios, parece haberse decantado por convertirse en un superespecialista de la lucha contra el reloj, hasta tal punto de poder asegurar anualmente más de ocho o nueve triunfos en la disciplina, algo que desde luego es absolutamente excepcional.

Ambos se encuentran en puntos muy distintos en sus trayectorias al existir cuatro años de diferencia entre ambos. El alemán erigido ya como rey de las cronometradas, entra de lleno en los que deben ser los años más brillantes de su carrera profesional, mientras que Cancellara se va acercando a iniciar el otoño de su vida ciclista. Difícilmente podremos pues contemplar un duelo verdaderamente “equilibrado” entre ambos, dada su distinta posición en la curva temporal de rendimiento, ya que Cancellara dominó a Martin con la edad que ahora tiene el teutón, que entonces era un joven prometedor enrolado dentro de las filas de la fábrica de hombres bala HTC Columbia, del mismo modo que ahora Martin domina con cierta comodidad la disciplina sobre Cancellara entre otros.

Pero si podemos tratar de hacer de forma somera, una comparativa fiosnómica, una sencilla radiografía de sus características físicas más destacables, y como estás definen la
manera en que estos corredores enfocan la disciplina, tratando de evaluar efectivamente en donde radican las mayores diferencias a la hora de su desempeño en una contrarreloj.

El tricampeón, y vigente arcoíris Tony Martin es un contrarrelojista de resistencia. Puede mantener una velocidad de crucero elevadísima que alcanza en pocos kilómetros tras tomar la salida y mantiene invariable durante muchos minutos aún a pesar de cambios de dirección, curvas, pasos urbanos, etc. Físicamente tiene un tren inferior muy potente, y uno superior proporcionado con una estructura ósea estilizada no excesivamente voluminosa, que le permite acoplarse muy bien a la bici.

Recoge muy bien el cuerpo, de tal forma que su coeficiente de penetración es probablemente con el del británico Bradley Wiggins, de los más óptimos del pelotón internacional. Aunque es un ciclista que ha demostrado en no pocas ocasiones escalar razonablemente bien, en los últimos tiempos su hiperespecialización le ha llevado a perder cierta pegada en los cambios de ritmo. Sin embargo, no hay duda de que si de lo que se trata es de rodar sobre terreno regular (y cuando hablamos de regular, no nos referimos específicamente a terreno llano. Aunque ahí es donde mayor espacio obtiene respecto al resto de ciclistas, para que Martin marque grandes diferencias lo fundamental es tener un trazado que sea semejante e invariable durante muchos kms ya sea llano, descenso o ligero ascenso)… bajo esas premisas, en estos momentos, es prácticamente imposible batirle.

Fabian Cancellara por su parte es ante todo un contrarrelojista explosivo. Además de ser capaz de salir muy rápido de curvas y contracurvas, contando con una arrancada muy violenta, le van muy bien las aceleraciones progresivas sostenidas de 4-5 kms, tras las cuales baja algo el ritmo, estabiliza pulsaciones y vuelve a acelerar. Incrementos que tan bien aprovecha en sus largos ataques en el adoquín en las clásicas de primavera, y que además le han convertido en quizás, el mejor prologuista de toda la historia del ciclismo. Su físico es más “complejo” que el de Martin ya que es tan ancho de caderas como de clavículas, siendo de naturaleza más voluminoso, con una estructura ósea mucho más ancha y maciza.

Eso hace que le resulte mucho más complicado recogerse adecuadamente en la bici, y por tanto posee una peor predisposición aerodinámica. Sin embargo, el suizo compensa esa carencia con una gran elasticidad en los músculos de la espalda, sobre todo en la zona lumbar, que le permite alcanzar una posición muy tumbada sobre la bici.

Con los años, parece que su velocidad de crucero sobre terreno llano ha decrecido. Sin embargo su adaptación a terrenos rompepiernas, le convierte en un contrarrelojista muy versátil. Contrarrelojes en las que haya pequeñas cotas, enlazadas con descensos y tramos llanos conforman un trazado en el que el suizo se revela como un rival absolutamente temible.

Ya enfrentados en carrera, otra gran diferencia fácilmente reconocible entre ambos, es el desarrollo por el que se decantan y como consecuencia, la frecuencia de pedaleo. Cancellara es un cronner de desarrollos ligeros y “altas revoluciones”, lo que cardiovascularmente
exige mucho, pero le permite reservar energía que emplea en sus cambios de ritmo. Martin es, como no podía ser de otra forma, de escuela y por tanto disciplina germánica,  empleando desarrollos asombrosos por duros, con cadencias bajas de pedaleo, basando su elevado ritmo en carrera en la FUERZA con mayúsculas, y la capacidad de poder prolongar un esfuerzo tan intenso en el tiempo. Ambos ciclistas coinciden en su habilidad en el descenso lo que unido a su peso, les permite recuperar en unos casos, o conseguir en otros, mucho tiempo.

Como vemos son dos campeones que aunque parten de un punto en común, esto es, su facilidad para rendir en contrareloj, tanto su morfología como la forma de desempeñarse
en las pruebas cronometradas, son bastante diferentes. Es por ello que resultaría muy atractivo que ambos, decidieran prepararse para tratar de batir el record de la hora. Sin duda es en esta prueba donde mayor número de datos se podrían obtener para realizar una comparativa verdaderamente justa realizando entonces si, un estudio más “científico”. Mientras tanto, nos tendremos que conformar con ver de tanto en tanto competir contra el reloj a estos dos monstruos de la disciplina. Esperemos que aún sea así durante unas cuantas temporadas más.

JOSÉ Mª PALACIO CORNEJO

Más noticias:

El gen del CLAS y las claves del proyecto Alonso

El misterio de Rein Taaramae

Sergio Henao debutará en el Tour

Agustín Sagasti, el pionero de Euskaltel

Ciclocross de Oñati (galería de fotos + crónica)

La historia del pavé en el Tour

Las ocho mejores victorias de Joaquín Rodríguez

Rolf Wohfshohl, el ladrón de Vueltas

Pablo Urtasun, la sombra polifacética

La Cubilla, la belleza de la montaña

Frank Schleck empieza su año clave

Muro de Gaintza, punto caliente de la Itzulia 2014

Beñat Intxausti, the next best thing

Entrevista a Ivan Basso: “Mi ídolo siempre fue Indurain”

DLC Pro Magazine nº15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.