,

Francesco Lasca y el escalón hacia la gloria

El de Osimo es una de las grandes joyas de Caja Rural. Prometedor velocista, en 2014 superará el cuarto de siglo de edad, por lo que debe dar ya el salto de calidad que le defina como un gran sprinter que inspire confianza en los grandes equipos o bien un mero buen velocista de buenos puestos y pocas victorias. 

Pese a ser un caramelo, sobre todo para el mercado italiano, ha elegido continuar en el equipo español. Sabe que los verdes darán un salto de calidad importante tanto en su plantilla como en su calendario, por lo que a poco que esté entonado tendrá la oportunidad de disputar mejores victorias.

Aún así debe dominar en primera instancia las pruebas menores. Sin el fichaje de Lobato, que finalmente se marchó al potente Movistar, él es una de las pocas referencias en este campo.

Al menos tendrá que mantener el nivel para poder dar el salto a un equipo World Tour cuando lo estime oportuno, que no son pocos los que le han pretendido antes de cerrarse en banda en su renovación por su actual equipo. Necesita dar varios pasos antes de equipararse a otros jóvenes de la nueva generación de velocistas italianos como Viviani.

Más noticias:

Nairo Quintana y Marco Pantani, ¿tan distintos?

La Vuelta a España con alforjas

Ivan Santaromita, varesino en tierra austral

Un buen homenaje al Chava Jiménez

La Lieja-Bastogne-Lieja cicloturista

¿Dani Moreno candidato a ganar la Vuelta?

La última oportunidad de Juanjo Cobo

¡Pedro Delgado nos levanta del asiento!

¿Dónde puede Joaquín Rodríguez ganar o perder el Giro?

Germán Nieto, la gesta más hermosa

Ciclistas agresivos

Temporada 2013: siete momentos ‘clásicos’ 

Cicloturismo: de Guadalajara a Euskadi

Recorridos ciclistas: Lanzarote

Bardet, ¿clásicas o grandes vueltas?

Delgado, Indurain, Contador, Ocaña y Bahamontes, ¿cuál es mejor?

El problema de París-Niza

Alberto Leanizbarrutia, la roca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *