,

Gerard Rué, un francés en la corte del rey

Este francés de Rennes fue profesional entre 1987 y 1997, creciendo a la sombra de Fignon en unos primeros años como “pro” muy prometedores. Ganó el Dúo Normando haciendo pareja con Thierry Marie en 1987 y obtuvo triunfos parciales en el Dauphiné Liberé  y en París-Niza, más la victoria final en el Tour de Haut-Var en 1989 (repitió en 1992).

En 1990 dejó Systeme U y fichó por el Castorama, venciendo en el Tour del Mediterráneo y en el Midi Libre. Al año siguiente, con Helvetia probó a liderar un equipo en el Tour y concluyó 10º, a 20’13’’ de Indurain. Además, ganó una etapa en la Tirreno-Adriático y fue 3º en el Campeonato francés en Ruta. Como amateur logró ser subcampeón.

Más adelante, llegó a Banesto en plena madurez, con 27 años, y se convirtió en gregario de lujo de “Miguelón”, a quien ayudó en la montaña, tanto en el Giro’93 (el segundo que ganó) y el que acabó 3º, en 1994, como en los últimos tres Tours victoriosos en 1993, 1994 y 1995. En sus tres años en Banesto, Rué ganó una etapa en la apertura de Valles Mineros’93, en Gijón, sacando medio minuto al pelotón en un ataque a dúo con Indurain, que le dejó ganar. Después, cedió el liderato a ‘su líder’ en el Naranco.

Rozó la victoria en la etapa del Giro’94 con final en Sestriere, donde llegó a 1’ de P. Richard, y en la Clásica de los Alpes’95, donde cedió la victoria a su compañero González Arrieta. En el Tour logró el triunfo en una crono por equipos en 1989 en Luxemburgo.

También se le daban bien las Clásicas de las Ardenas, siendo 2º en la Flecha Valona’93 a 56’’ de Fondriest (el año anterior, otro italiano, Furlan, también le arrebató la victoria), 11º en la Lieja de ese mismo año y 8º en la Amstel Gold Race’94 a 7’’ de Museeuw. Después corrió dos años más en el GAN francés, pero sin brillo, y tras su retirada, fue director deportivo del Festina-Lotus.

DANI FERNÁNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *