HACE UN AÑO

Hace un año que Planeta Ciclismo Magazine conoció a Sergio Andrés Higuita. Ocurrió justo antes de la disputa de la Vuelta a Madrid 2018 y creo que es curioso recordar ese momento ahora que este joven corredor empieza a hacerse un nombre en el World Tour.

El día antes de iniciar la carrera habíamos quedado con Óscar Sevilla en su hotel para una entrevista y como llegamos con tiempo, pregunté en recepción qué equipos más se alojaban.

Entre las escuadras que pasaban allí los tres días de carrera estaba el hoy en boca de todos debido a su desaparición, Manzana Postobón, equipo colombiano de categoría continental profesional que un año antes había tenido una actuación más que digna en la Vuelta a España. Chequeé la lista de corredores y vi que Sergio Andrés Higuita formaba parte de la misma.

He de reconocer que lo que me llamó la atención fue su nombre, “Sergio Andrés” como uno que escribe estas líneas e “Higuita” como el mítico portero de fútbol de los 90 que popularizó el “escorpión”. Pero ya sabía de “mi tocayo” dos años antes, en 2016, tras ver su nombre en una guía y hacerme gracia cómo se llamaba.

Comprobé sus datos y resultados y por lo que decía “san google” el chaval no era malo. A pesar de su juventud y ser uno de los benjamines de su equipo, ya tenía bastante experiencia y estaba en su tercera temporada. Había corrido en Girona, Villafranca de Ordiza, y se había llevado la montaña en la Vuelta a Asturias 2017, por lo que quería conocerle.

Cuando bajó a recepción, vi a un chico que parecía que tenía 15 años, menudo, tímido y bastante abrigado para esos días de mayo. Me presenté y le dije que me gustaría entrevistarle; que me resultaba curioso que ambos nos llamásemos igual pero que viendo sus estadísticas me parecía un ciclista a tener en cuenta y más con el momento de la prolífica cantera colombiana. De hecho, su equipo Manzana Postobón fue el trampolín para hombres como Chaves, Henao, o el mismo Nairo Quintana, por lo que era una entrevista a priori interesante.

Lo que vimos fue un chaval humilde, sensato, un poco tímido al principio, pero muy seguro de sí mismo. Nos contó que estaba con gripe y de ahí que bajase abrigado pero eso no le impidió contarnos cómo veía el ciclismo, su futuro y el de sus compatriotas. Se mostró cercano, sencillo, sabedor de su potencial pero sobre todo con los pies en el suelo.

Tras ese encuentro, en Planeta Ciclismo hemos seguido de cerca su crecimiento. En la Vuelta a Colombia se llevó una etapa y fue el mejor joven y en China, la clasificación de la montaña. Él se describía como un ciclista parecido a Esteban Chaves: “por mi contextura me podría parecer mucho a él” y nos decía qué tipo de corredor era: “soy un ciclista muy completo; por la altura puedo jugar con muchos valores. Si queremos con el entrenador definir etapas al sprint, podemos jugar con obtener más masa, o si es una etapa con mucha subida, al estar muy delgado me va muy bien. Soy polivalente”.

Dicho y hecho. Sus grandes actuaciones en la segunda mitad de 2018 no pasaron desapercibidas para Jonathan Vaughters y compañía y con 21 años firmaba por un equipo World Tour, el Education First de Rigo Urán, Michael Woods o Taylor Phiney ,entre otros.

Sin embargo sorprendía que un ciclista tan joven firmara por un equipo World Tour tan pronto. Quizás sí que parecía algo prematuro, de hecho él ya nos decía que estaba aprendiendo pero que todavía tenía que correr más para dar el salto al World Tour. “Pienso que estoy en un buen camino para luego correr una grande porque la maduración aún necesita conocimientos, aguantar varias semanas, etc; es un proceso de dos o tres años”.

Quizás en EF vieron algo y optaron por cederlo unos meses a la Fundación Euskadi para que se fogueara en el equipo vasco y en España corriendo en diversas carreras y desde el principio, Sergio empezó a destacar.

Con la humildad que ya conocíamos se empezó a ganar a los compañeros y a la afición y vimos que no iba de farol cuando se describía. Higuita subía y esprintaba. Llamaba la atención que con un cuerpo tan menudo pudiera dejarse ver en las volatas con ciclistas más mayores, corpulentos y expertos que él. Dio al palo en varias carreras con notables actuaciones en Mallorca a principios de año, Volta a la Comunidad Valenciana, Ruta del Sur, Klasika de Amorebieta o el Gran Premio Miguel Induráin, hasta que por fin levantó los brazos en Portugal con una etapa en la Volta a Alentejo. Sin duda, Sergio Andrés Higuita estaba siendo una de las sensaciones de la primera mitad de la temporada.

Aunque iba a quedarse con el equipo vasco hasta julio, Vaughters le reclutó ya este mes de mayo seguramente sorprendido por el nivel mostrado por el joven colombiano y prácticamente en la primera carrera en la que ha competido, Sergio ha dejado su sello.

Arropado por su compatriota Urán del que está siendo un alumno de lujo, Higuita ha completado un Tour de California de escándalo en el que ha quedado segundo tras Tadej Pogacar del UAE con auténticas exhibiciones como el día que hizo tercero en la quinta etapa en el sprint tras Iván García Cortina y Maximiliano Richece, o un día después en la sexta en la que quedó segundo por detrás del propio Pogacar tras no trazar bien la última curva cuando ya saboreaba la gloria de levantar los brazos en World Tour por primera vez.

Un error del que ha aprendido y que si todo va bien, más pronto que tarde, compensará con una más que merecida victoria.

Hace un año de la entrevista (*) y me siento muy orgulloso de mi tocayo por todo lo que le está sucediendo en apenas unos meses. ¡Y lo que le queda!

SERGIO ANDRÉS @entrebiciybalon
FOTOS DE IVÁN MARCOS FERNÁNDEZ.

(*)La entrevista se publicó en el pasado número 25 de la edición impresa de Planeta Ciclismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *