,

Ion Izagirre, hombre de clásica

El vasco, fichaje importantísimo para Movistar, descubrirá con responsabilidad las clásicas de las Árdenas. Así podrá probar su potencial en las pruebas de un día, modalidad en la que debería dar un buen rendimiento, ya que su condición de corredor de media montaña es fácil que le ayude.

Pese a ello, el ex de Euskaltel tiene la ilusión de no cerrarse puertas. Las grandes le motivan, pero en ellas la calma será predominante. Ayudará a sus líderes participe en la que participe, con libertad de movimientos y un proceso de aprendizaje clásico en el Movistar heredero de Reynolds y Banesto.

Ya cuenta con dos victorias como profesional (etapas en la Vuelta Asturias y el Giro de Italia) y estuvo bien cerca de llevarse una tercera que le hubiese dado mucha más fama de la que ya posee: el Campeonato de España. Bembibre coronó a Jesús Herrada, con el que seguro se verá las caras en más de una y de dos ocasiones, pese a que ahora compartan equipo.

Lo mismo que con su talentoso hermano Gorka. Buenos pares de hermanos, más de un día de gloria le darán al conjunto telefónico y al ciclismo español.

Más noticias:

Pinot toma el testigo de Sandy Casar

Nairo Quintana, el miedo a ganar

Horner, el corredor del millón de euros

Delgado, Pino y el pendiente de Millar

Visconti, ramalazos de clase

El único defecto de Indurain

Recorridos: descendiendo el río Sil

La antigua Copa del Mundo

Purito y los viajes muertos a la orilla

Jens Voigt, el pacto con el diablo

Jesús Ezquerra, el ejemplo del mal momento

Íñigo Cuesta, historia del ciclismo español

El nuevo equipo de Vinokourov

Romain Sicard, el violín

Tony Gallopin, la carrera de Alain y Fignon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *