,

Jan Ullrich, el hombre Tour

En muchas ocasiones se habla de la progresión que han tenido los grandes corredores a lo largo de la historia del ciclismo. Hay corredores que explotan de una forma muy brusca en sus aptitudes, y de los cuales se sospecha.

Jan Ullrich, como otros tantos corredores, desde que comenzó su carrera profesional en 1994 se vio que era un corredor con una gran calidad, sobre todo en la lucha contra el crono.

Fue en 1996 cuando el nombre del corredor teutón se empezó a oír con mayor fuerza, gracias a su gran actuación en el Tour 1996, colaborando con el líder del Telekom, el danés Bjarne Riis, en la consecución de la carrera gala, y quedando segundo en la clasificación final. En la semana final de la carrera francesa dio la sensación a la mayoría de la prensa internacional que Ullrich si no hubiera trabajado para Riis podría haberle ganado el Tour.

En 1997, la situación en el Tour era la misma entre los dos compañeros de Telecom. Con el paso de las etapas, parecía que el ganador de 1996 no estaba tan bien como el año anterior. Los ataques de dos excelentes escaladores como Marco Pantano y Richard Virenque, hicieron que Ullrich cogiera las riendas del Telekom en las etapas de montaña. En Arcalis, conseguiría el maillot amarillo después de dejar atrás a Pantano y Virenque. A partir de ese momento, el alemán administraría su ventaja y abriría hueco en la crono final para convertirse en el primer alemán ganador del Tour de Francia.

En 1998, Ullich no pudo en el Tour con un Pantano estelar en la montaña, poniendo patas arriba la carrera en el Galibier y rematando la hazaña en la cima de Los Dos Alpes. Pantano se llevaría el Tour de 1998, quedando el alemán segundo nuevamente.

El Tour 1999 no vería a Jan Ullrich en sus carreteras por una caída en la Vuelta a Alemania. Ese año un corredor americano llamado conseguiría el Tour de Francia, aunque en los últimos días ha sido desposeído de sus siete títulos. Ese año conseguiría la Vuelta a España y el Mundiual contrarreloj.

A partir del año 2000, el Tour de Francia se convertiría en una tortura para el corredor alemán. Nunca volvería a ser considerado el mejor corredor en la carrera gala por la gran superioridad que demostró Lance Armstrong. Lo único que podía hacer el corredor alemán era seguir a rueda del corredor americano hasta que este decidía lanzarle un ataque seco al que no podía responder. En 2003, fue la vez que más cerca estuvo de derrotar a Armstrong pero una caída en la crono final, bajo la lluvia, dio al traste con sus opciones.

Ullrich en 2002 no pudo disputar el Tour por problemas con el alcohol, entre otras sustancias y dando positivo por anfetaminas. Este fue uno de los momentos más difíciles para el corredor teutón, pero el peor momento fue en el año 2006. El nombre de Jan Ullrich apareció en los informes de la Operación Puerto y ese fue el momento en el que no volvería a disputar ninguna carrera ciclista más.

Fue un final muy triste para un corredor que lo único malo que hizo es estar a la sombra del dominador de esa época que ha manchado la historia del ciclismo.

Jorge Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *