JESÚS ARANZABAL: RECORDMAN DE LOS 100 KILÓMETROS CONTRARRELOJ

Hoy en día se habla mucho y está de moda el récord de la hora, pero hace algunas décadas era el récord de los 100 kilómetros contrarreloj el que era muy apreciado y daba prestigio. En la actualidad dicho récord está en poder del guipuzcoano Jesús Aranzabal (Bergara, 25-12-1939), que lo batió el día 30 de octubre de 1960 con un tiempo de 2 horas, 31 minutos y 23 segundos, a una velocidad media de 39,634 Km/h.

El recordman de los 100 kilómetros era un excelente hombre de equipo y un gran contrarrelojista, cuenta con un bonito palmarés que está adornado con importantes triunfos como etapas en Vuelta al País Vasco y Vuelta a España o la general de la Vuelta a Andalucía. El de Bergara corrió, entre otros equipos, en los míticos Fagor y BIC, donde coincidió con el gran Luis Ocaña, siendo considerado el hombre de confianza del conquense.

El récord de los 100 kilómetros contrarreloj tenía una gran importancia entre los ciclistas más jóvenes y corredores de la talla de Luciano Montero o Luis Otaño estuvieron en posesión del mismo. La prueba se desarrollaba siempre sobre el mismo recorrido, que era mayormente llano. La salida estaba situada en la avenida Zumalakarregi de Donostia y se circulaba por la carretera general atravesando localidades como Tolosa, Ordizi o Beasain para llegar hasta Ormaiztegi, donde se daba media vuelta para volver al punto de partida.

El registro de Luis Otaño parecía imbatible, pero Jesús Aranzabal lo rebajó en más de 11 minutos, y eso que pinchó dos veces durante la prueba. Posteriormente hubo diferentes intentos de asalto al récord por parte de corredores como Valentín Uriona o Uribezubia, pero no consiguieron rebajar la marca del de Bergara. Hoy en día sería muy complicado de realizar un nuevo intento, ya que el trazado de las carreteras ha cambiado de manera importante.

«El motivo para intentarlo fue que yo andaba con Perico Matxain, que tenía bastante rivalidad con Otaño, y me dijo: “¿Por qué no lo intentas?”, y como  ese mismo año había ganado el Campeonato de Gipuzkoa de Contrarreloj me animé. Yo pensaba que iba a batir el récord porque ya en los entrenamientos cogía tiempo y con la circulación abierta ya andaba bastante cerca», comenta Jesús Aranzabal, que explica sobre la prueba que «es un récord oficial y está registrado en la federación, aunque no tengo ningún diploma ni nada [risas]. Tenía más arraigo en el País Vasco porque fuera no se vivía tanto el ciclismo como aquí. Entonces acudía a las carreras más gente que hoy en día. Recuerdo que había muchísimo público y todos los pueblos estaban a tope de gente. Se hace largo, pero en carrera no piensas en nada, solo piensas en llegar y terminar y ya está. Tenía de salida el viento un poco de cara y tuve dos pinchazos también. Matxain quería hacerme retirar cuando tuve el segundo pinchazo, pero seguí y batí el récord de Otaño con bastante tiempo de diferencia. Es un récord para siempre, porque la carretera está totalmente cambiada, puedo decir que soy Recordman de los 100 kilómetros [risas]».

Texto: Yon Suinaga.

Fotos: Yon y cortesía de Jesús Aranzabal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *