,

José Iván Gutiérrez y Movistar, tinta y papel

Cántabro, formante de aquel potentísimo ONCE contra el crono, José Iván Gutiérrez cometió la osadía de traspasar la línea que separa al equipo de Manolo Saiz del de Eusebio Unzué. El fichaje del de Hinojedo en 2002 supuso una muy buena incorporación a largo plazo, ya que hoy día aún continúa siendo clave pese a que su DNI fecha su nacimiento en 1978

¿Cuántas etapas ha resuelto él la papeleta? Es difícil de olvidar su exhibición en el Tour Galibier mediante donde consiguió él solo frenar la acometida de un Contador que amenazaba a su líder. Una osadía que el cántabro no iba a permitir. Aquella temporada 2007 anduvo como un tiro en subida, lo que unido a su potencia le convertía en el gregario perfecto.

Algo curioso, ya que saltó a la fama en su especialidad, la crono, siendo campeón del mundo sub-23 en Verona, año en el que Freire marcaría un antes en la historia del ciclismo español. No tardaría en llevarse también el título de España, donde ostenta el récord con cuatro empatado con Luis León Sánchez. Así, también se ha llevado alguna prueba en línea, como el propio Campeonato en su versión de ruta.

Es en las vueltas por etapas de una semana donde más ha destacado. El Eneco Tour, esa prueba tan difícil con toques de clásica, descansa en sus vitrinas por partida doble. Él mismo salió en defensa de la Vuelta contestando a aquellos que se quejaban de la peligrosidad de las metas. “Aquello sí que es difícil y nadie se quejaba”, sostuvo. La opinión del ganador. Un golpe de carácter que hace falta en estos días.

Y entre esa línea del gregario y el brillante ganador ocasional se ha batido. Demasiado bueno como para contenerle siempre, demasiado generoso como para recibir él mismo los cuidados eternos y maternales de todos sus compañeros. Un lujo en cualquier plantilla. Hecho para un equipo como este. Un equipo hecho para albergar a un ciclista que hace aún mejores a todo lo demás.

Ph: Movistar

Más noticias:

Slagter, el holandés que quiere la luna

El annus horribilis de Tom Boonen

Lagos de Covadonga, el mito desmitificado

Chris Froome y el reto de las tres grandes

El antiguo reto de Eduardo Chozas

Oliverio Rincón, la montaña rusa

Entrevista a Jesús Herrada

Igor Antón, de la raza a la indolencia

Los demonios de Peter Sagan

Moreno Moser, la herencia de Trento

El método Mollema

Cancellara y el récord de la hora en 2014

Astarloza, el final del alma de Euskaltel

Peña de Martos, novedad en la Vuelta 2014

Beñat Intxausti, el bloqueo

Nairo Quintana, diez razones para elegir el Giro

Dani Navarro, cabeza de líder

Pozzato, el talento y el desperdicio

Galería de fotos: Mont Ventoux

La nueva responsabilidad de Henao

Los sprinters de Movistar

La gran oportunidad de Mikel Nieve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.