,

Juanjo Cobo: "El ciclismo me gusta, pero no es mi pasión"

Entrevistamos a Juanjo en Aguilar de Campoo, donde el pasado noviembre se ha celebrado un acto de final de temporada por parte del Club Deportivo Ciclista Alberto Fernández. El ‘bisonte’ acudió además, esa misma mañana a la Reserva del Bisonte Europeo de San Cebrián de Mudá, donde invitado por el C.C. Montaña Palentina pudo intercambiar sensaciones con los animales que comparten nombre con el ganador de la pasada Vuelta a España. Amable, cercano y sincero, Cobo nos habla de su reciente éxito, sus perspectivas de futuro y sus motivaciones.

Comenzamos con una pregunta muy típica y que estarás harto de escuchar: ¿por qué te llaman ‘El Bisonte’?
Juanjo Cobo: Bisonte es un mote que me pusieron los amigos debido a que los ciclistas somos la típica persona delgada, fina y yo soy diferente: fuerte, más robusto. Por ahí va un poco la cosa.

Entonces te habrás visto identificado en la Reserva que acabas de visitar.
JC: Sí, sobre todo por las historias que han contado. La verdad que, aunque me llamaran así, no conocía mucho sobre estos animales. Lo que he podido escuchar hoy es que el bisonte ha tenido que sobrevivir a malos tiempos, a una vida de gran dureza. Digamos que en ese aspecto es en el que me asemejo más a ellos.

¿Un luchador?
JC: Eso es.

Dejando un poco de lado el mundo animal, has dicho en más de una ocasión que el ciclismo no es lo que más te gusta, que no es tu pasión. ¿Por qué empezaste en el ciclismo y no en otro deporte?
JC: Empezando por el principio, es algo que hago porque me gusta, no porque sea mi pasión. Sino no lo haría porque conlleva mucho sacrificio, mucha dureza, constancia… Te tiene que gustar el ciclismo. El problema es que llega un momento en el que te pagan por practicar este deporte y al lo terminas por considerar un trabajo. Está claro que si no te gusta no saldrías a entrenar con cinco grados, lloviendo…

Quizás la prensa ha exagerado esa historia, ¿no?
JC: Igual me expliqué un poco mal.

En su día Miguel Indurain dijo que cuando te pagan por algo pierde su gracia.
JC: Eso es. Yo ahora no lo veo como cuando era chaval. Te gustaba, disfrutabas de la bicicleta, de entrenar. Ahora al verte en la obligación no te queda más remedio que verlo de otra manera.

Tal vez cuando te retires lo vivas de otra manera.
JC: Probablemente cuando deje la bici y empiece a salir con la grupeta comience a disfrutar de nuevo del ciclismo como antes. Volviendo a lo de antes, empecé en el Club Ciclista de Cabezón (de la Sal), con los amigos. En casa no había ningún antecedente de ciclismo. Fue poco a poco, practicando otros deportes a la vez que el ciclismo y al final decidí meterme más en serio.

¿Ganabas en categorías inferiores?
JC: Sí, sí, ya casi desde el principio. No sé si porque estaba más desarrollado que los otros chicos, que eso en categorías inferiores es esencial.

Ya eras un bisonte…
JC: La verdad es que desde los 14 años sigo igual que ahora. Mido lo mismo y peso lo mismo. Por eso creo que en categorías inferiores influye mucho a la hora de disputar una carrera. Al final llegó un momento en el que me tuve que decantar por el ciclismo y dejar los otros deportes, Fue una vez que pasas a amateur, que ya te lo tienes que tomar más en serio si quieres llegar a ser profesional y probé. Por lo visto me ha salido más o menos bien.

Antes de esta Vuelta que, por supuesto, supongo que ha sido para ti lo máximo ¿cuál había sido tu mejor momento como ciclista?
JC: El Tour de 2008 es donde físicamente mejor estaba. Ahí tanto entrenando como en Dauphiné, que fue veinte días antes de la carrera, las sensaciones fueron buenísimas. Fue una lástima no haber podido acabar ese Tour. Otro momento muy bueno fue en 2007 en la Vuelta al País Vasco y luego en el Tour, donde tuve sensaciones muy buenas a excepción de un día. Yo creo que, como dices, a excepción de la Vuelta de este año, no he tenido sensaciones iguales que las de aquel 2008.

¿Y el peor momento en la bici?
JC: Fue un poco largo el paréntesis de 2010 con la mitad de este 2011. En Caisse d’Epargne me apoyaron, pero no conseguí salir de ese bajón anímico. Este año gracias al soporte del equipo, de ‘Matxin’ y de toda la gente he podido salir adelante y he podido volver a disfrutar otra vez de la bicicleta.

Volvamos a tu gran éxito: la Vuelta. ¿En qué etapa te diste cuenta de que podías ganarla?
JC: Cuando me hice a la idea fue después del fin de semana asturiano. Ya en el Angliru era líder y eran los demás los que tenían que recuperar. Me estaba encontrando cada vez mejor durante la Vuelta pero lo llegué a pensar, no lo tenía claro porque aún quedaban algunas etapas complicadas como Peña Cabarga o el Vivero.

¿En algún momento pensaste que Froome podría dejarte de rueda en el llano, por ejemplo? Porque subiendo ibais muy parejos…
JC: En el llano existía el problema de las bonificaciones. La verdad es que yo me defiendo bien en los sprints y él se mostró muy rápido e intentó bonificar en algunas ocasiones, pero bueno, con la ayuda del equipo lo supimos solventar. También estaba la pelea por el maillot verde entre ‘Purito’ y Mollema y eso me ayudó y restó segundos. Hubo momentos en los que sí que ví que estaba complicada la cosa.

¿De quién fue la idea de montar ese desarrollo en el Angliru? Porque los demás optaron por otra fórmula y todo el mundo está de acuerdo en que eso fue clave.
JC: Quería ir a ver el Angliru. No por conocerlo, sino por ver el desarrollo con el que afrontarlo. Como no pude, al final quise montar el máximo desarrollo posible. Yo soy de los que piensan que es mejor que sobre a que falte y salió bien. Si podía con 28, con 28 y si subía con 32, con 32, que lo metí mucho tiempo. Es un puerto donde es crucial colocar ese desarrollo. He visto al resto de compañeros en la televisión e iban muy clavados. Por ejemplo Wiggins es un corredor de agilidad y quizás hubiese necesitado también el 32.

Pero al final, lleves el desarrollo que lleves, si no hay fuerzas…
JC: Desde luego, pero aún así llegas más descansado. Alguien que no hubiese tenido fuerzas quizás hubiese llegado el 140 en vez del 150 montando un desarrollo más adecuado.

Hablando del otro gran momento de la carrera ¿qué se te pasó por la cabeza en Peña Cabarga?
JC: Un poco de todo. Hubo un momento en el que me soltó Froome y pensé que lo tenía todo perdido. Cuando me quedé fue porque ya no podía más y entonces dejé de pensar. Sin autopresionarme me fue bien y remonté. Si me hubiera forzado quizás hubiese perdido demasiado tiempo y luego no le podría haber recuperado terreno. Tiré hacia delante para ver si le podía coger: si le cogía bien y sino pues nada. Y así fue un poco cómo viví ese momento.

¿Hablaste con De La Fuente después de que te esperara en La Farrapona? Fue una situación que en su momento mucha gente criticó.
JC: Fue un momento complicado porque él lleva toda su carrera queriendo ganar una etapa en una grande y aquel día lo tuvo muy cerca. En el Tour ha estado demostrando durante muchos años de lo que es capaz y en la Vuelta tenía su oportunidad. Al final paró y por esos segundos tal vez hayamos ganado la carrera porque yo cogí mi bonificación y él cogió la suya, con lo que los de atrás no bonificaron. Además cuando le alcancé me ayudó a respirar un poco y eso fue clave. Me sentí un poco mal por él, pero un equipo es así y hay que correr a la ofensiva e intentarlo. Si hubiese sido otro ciclista no sé qué hubiera pasado, pero David no puso ningún problema y siempre le estaré muy agradecido.

Se ve que os lleváis muy bien…
JC: Sí, sí. La idea además es seguir juntos.

Vamos a hablar un poco de tu futuro: ¿cuáles son tus objetivos para 2012?
JC: Si todo va bien, me gustaría volver al Tour y disputarlo como lo hice con la Vuelta. Es una carrera mucho más complicada, más exigente, donde todo el mundo está al 100%, hay mejores corredores, están todos los mejores, pero quiero disputar. Después correría la Vuelta a España.

¿Con el objetivo de una etapa o de la general?
JC: Mi objetivo es el mismo que en esta Vuelta: meterme entre los diez primeros y pelear una etapa. Luego se verá… Bueno, ese es un objetivo. Luego está el principio de temporada con París-Niza, País Vasco, Volta, que son carreras muy bonitas. Me gustaría disputar y hacer un primer pico de forma. Después hacer un parón y correr Dauphiné o Suiza y al Tour. Quiero correr disputando. Sería la primera vez que hago dos grandes y hay que ver cómo sale. Después del Tour veremos.

¿Hay alguna carrera, aparte del Tour, que te gustaría tener en tu palmarés?
JC: Me gustaría ganar una clásica. Una Lieja, una San Sebastián. He ganado etapas, he ganado vueltas, pero no he ganado nunca una carrera de un día.

¿Cuál crees que se asemeja más a tus cualidades?
JC: Yo creo que la Lieja. He corrido dos veces y una vez quedé octavo. Por tipo de carrera, kilometraje, dureza y demás yo creo que me podría ir bien.

A Lombardía ya llegaste un poco “pasado”, ¿no?
JC: A parte de “pasado”, la preparación después de la Vuelta no fue la adecuada por todo lo que supone ganar algo tan importante: homenajes, compromisos… que me ocuparon mucho tiempo que podría haber dedicado a entrenar. Lombardía se me dio muy bien en 2009 y es una carrera que me podría ir también muy bien.

Es una pena que haya desaparecido Urkiola.
JC: Es una carrera en la que hice segundo, hice tercero y me faltaba sólo terminar de rematar. Parece que no querían que ganase yo, ya que no se ha vuelto a celebrar (risas).

¿Te planteas el asalto al Giro algún año? ¿Crees que te iría bien?
JC: Pues fíjate, yo creo que, aunque he ganado en el Angliru, no es el mejor puerto para mí. A mí me van mejor los puertos tipo Tour, de 20 kilómetros y algo más tendidos que los italianos, entre el 5 y el 10%. Los puertos italianos son muy exigentes. En España quizás la etapa del Angliru no es unipuerto, pero el más duro con diferencia es ese último puerto. En Italia todas las etapas de montaña son durísimas.

Has participado una vez, ¿verdad?
JC: Sí. Iba a decir que lo corrí un año, pero sería más justo decir que participé en 2005, en mi segundo año de profesional debido a que un compañero no pudo correrlo. Fue una experiencia bonita, me gustó. Era mi primera grande, disfruté, pero creo que tanto Tour como Vuelta se adaptan mejor a mis cualidades.

Tu idea es estar siempre con Matxin, entiendo.
JC: Yo tengo firmado con él y la opción es esperar a ver si sale el equipo. Esperemos que continúe, ya que tengo dos años más con ellos y me gustaría cumplirlos.

¿Cómo te gustaría ser recordado por los aficionados cuando te retires?
JC: Está claro que el aficionado al final se queda con el ciclista y no con la persona. Me gustaría que me recordasen como buena gente. Yo me considero así. Me gustaría que pensasen que un deportista que está ganando, que está triunfando, sea accesible para todo el mundo, agradable con todo el mundo. Y como un ciclista que siempre que tiene un gramo de fuerza intenta dar espectáculo, que creo que es lo que busca la gente. No me atrevería a decir como el Chava porque no me puedo comparar con él, pero sí que me gustaría que se me recordase por esa forma de correr.

Es verdad, alguna gente dice que tienes similitudes con el Chava.
JC: Intento ser valiente y dar el máximo.

Para acabar, un mensaje para los lectores de Desde La Cuneta.
JC: Que sigan descargando la revista y disfrutando del ciclismo.

Realizada en noviembre de 2011 – PH: Movistar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.