,

Kwiatkowski, alma de clásica

Cuando todos miraban a Peter Sagan como presente y futuro de las clásicas, se ha revelado el polaco como un hombre muy válido para las pruebas de un día. No sólo en ellas, donde se ha desenvuelto muy bien, sino en el transcurso de las jornadas, en las que siempre pelea la victoria, aunque se vea envuelto en la lucha por la general. 

Esa competitividad le lleva a disputar sprints, donde no se maneja del todo mal, etapas de montaña y contrarrelojes. Un tipo regular capaz de estar al 100% en absolutamente todos los días. Un precio que en algún momento tendrá que pagar, pero por el momento su juventud le permite este tipo de “excesos”.

En un futuro debería seleccionar sus objetivos, pero mientras los encuentra, ¿por qué no intentar ganar todo lo que pueda? Si mejora en alta montaña nos podemos encontrar unas cualidades similares a las del mejor Jalabert, salvando las distancias.

Para las clásicas está en un equipo apropiado, sobre todo por el trabajo de las mismas, no así en los resultados, algo que aún está por ver. Pero ese ambiente especial que se respira en el equipo cuando llegan estas citas, se contagia. Aunque Michal quiere centrarse en el Tour, con el que ya sueña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.