La mina de Vacansoleil

Vacansoleil se está convirtiendo en un equipo a tener muy en cuenta. Se trata de una estructura sólida que comenzó a crecer de forma importante con la salida de la Vuelta enHolanda en el año 2009. Aquella temporada fue muy criticada su inclusión en la ronda española, acusando a la organización de cursar la invitación al equipo tan sólo por salir del país centroeuropeo la prueba.
Sin embargo, la carretera puso a cada uno en su sitio y el conjunto liderado por un muy combativo Jonnhy Hoogerland se llevó incluso una etapa (en Xátiva) con Borut Bozic al sprint. El sabor de boca que dejaron fue muy positivo, pero en 2010 no fueron invitados a la ronda española ni a ninguna otra grande, lo que supuso un revés para la escuadra. Pero no importó demasiado cuando le fue concedida la plaza en el Pro-Tour del año siguiente, dada la gran temporada realizada.
En 2011 su presencia en las grandes vueltas fue importante, así como en el resto del calendario. Hoogerland siguió destacando por su gran combatividad tanto en Giro como en el Tour, Wouter Poels se destapaba en la Vuelta soltando buenas actuaciones en montaña, De Gendt se hizo con etapas en Vuelta a Suiza o París-Niza… Una temporada que daba un salto de calidad a su fama de equipo combativo, ya que no sólo peleaban, sino que también levantaban los brazos en las metas.
Si acaso se les podría reprochar que no tuvieran ciclistas capaces de luchar por grandes vueltas. Hasta ahora. El Giro 2012 terminó con Thomas De Gendt en el cajón de la corsa rosa, demostrando que sus ciclistas tienen mucha calidad. Por si fuera poco, Liewe Westra también finalizó en el podio de la París-Niza, venciendo en una etapa y realizando una espectacular cronoescalada final al Col d’Eze tan solo superada por el extraterrestre Wiggins.
Tras toda esta progresión meteórica sólo queda preguntarnos quién será el siguiente diamante en ser mostrado por este combativo conjunto. Una vez pisado el cajón de una gran prueba, parece que los pasos seguirán siendo enormes cada temporada. Veremos los límites de sus joyas.
El buen sprint de Feillu, la veteranía de Leukemans, la combatividad de Carrara o Marcato o la capacidad escaladora del alicantino Valls. No debemos perder de vista a Pim Ligthhart, a Martijn Keizer o a Tomasz Marczynski, aunque el polaco es menor promesa que sus otros dos compañeros debido a su edad.
Un equipo que sigue manteniendo la filosofía de 2009: un equipo que no aparece en los carteles previos a las carreras, pero al que al final la carretera pone en su sitio. Tristemente, dejará sitio para otras estructuras, ya que su desaparición es inminente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.