,

La tarta del Movistar

Con la vitola de ser el equipo número 1 del World Tour en 2013, hace unas semanas el equipo Movistar Team 2014 se presentó en sociedad a la prensa y al público en general. La estructura navarra de Eusebio Unzue es el único equipo en la máxima categoría que representa al ciclismo español, tras la ya, conocida por todos, desaparición del Euskatel.

Ser el número 1 del pasado año les hace ser conscientes de que muchas miradas se centran en ellos y por ello han querido reforzarse con buenos corredores que les hagan crecer. Pero todo gran equipo que cuente con un gran bloque de corredores tiene que hilar fino en los roles de cada uno de los chicos de la escuadra.

Unos tendrán claro su rol de gregarios, con ellos todo suele estar claro, sin embargo, con otros corredores puede haber pequeños problemas en cuanto a la localización de los objetivos, encontrar su rol e importancia dentro del equipo, de ver su capacidad de trabajo para los demás en momentos determinados, etc… y eso es lo que puede pasar en el Movistar esta temporada.

El año pasado ya se pudo ver en algún equipo, sin ir más lejos en el Sky. Dónde en las carreras más importantes todo el bloque miraba por y para Chris Froome exclusivamente, sacrificando a quién fuera necesario Kiryienka, Boasson-Haggen, Kennaugh, Thomas, Henao, Porte, Urán, etc… ¿Consecuencias? El colombiano ha cambiado la escuadra inglesa por ser el jefe de filas en las grandes en el Omega, y el australiano ha reclamado su cuota de protagonismo e irá al Giro como jefe de filas.

En el caso que nos concierne ahora, el liderazgo de la escuadra está claramente asentado en dos corredores: el español Alejandro Valverde (que representa el presente y el valor de los triunfos pasados) y el colombiano Nairo Quintana (el vendaval del futuro, capaz de todo …) Casi sin dar ninguna pedalada, el equipo ya ha tenido su primer contratiempo a la hora de elaborar el calendario de ambos, en la que la decisión no ha estado exenta de cierta polémica, al medio entre los medios de comunicación y en las cada vez más importantes, redes sociales.

Quintana irá al Giro, Valverde al Tour y ambos acudirán a la ronda española. Eso es la teoría. Pero, ¿y el resto de los corredores? Como decíamos antes, varios corredores de la escuadra tienen claros sus roles de gregarios y no les preocupa qué trozo de la tarta del Movistar les puede tocar, pero otros corredores si pueden estar ansiosos de ver qué papel desarrollarán en el equipo en cuanto a importancia dentro del grupo y en cuanto a la confianza que les otorgue los Unzue, Laguía, Arrieta, etc…

Tenemos a Beñat Intxausti, del que hace bien poco escribíamos que tiene que dar ese paso adelante que tantos ansiamos que de, posicionándose en el hueco que ha dejado vacante el luso Rui Costa. El vasco debe seguir progresando y dar muestras de su clase, como hizo en el pasado Giro y hay varias pruebas que se ajustan a sus características como País Vasco, Dauphiné, etc… pero podrá? Le dejará su trabajo para Quintana o Valverde?

Lo mismo sucede con Giovanni Visconti. Aún renqueante de su lesión en Australia, un hombre caza etapas en el Giro, pero que este año podrá verse cercenado por el trabajo en pro de Quintana en tierras transalpinas, o en su afán de lograr grandes resultados en las clásicas de las Ardenas que se pueden ajustar bien a sus características o en Lombardía, lo mismo decimos. ¿No se verá mermada esa ambición a favor de un trabajo oscuro para el murciano o el colombiano?

Otro caso en el que tenemos ganas de ver como se desarrolla es el del vasco Igor Antón. Por lo visto en los últimos años, el excorredor del Euskatel no está en posición de exigir galones en un principio, pero lo que está claro es que clase tiene y si supera esa debilidad mental que en ocasiones ha relucido, puede explotar, pero en el Movistar, de qué manera? ¿Gregario de lujo? ¿Corredor un poco liberado en busca de etapas de renombre? Líder en determinadas carreras de 2º nivel?

El calendario nacional no tanto, pero el internacional es amplio y se puede esperar oportunidades para todos, pero la tarta del Movistar es muy sabrosa y hay corredores con mucho apetito que quieren pegar un buen bocado a modo de victorias y de actuaciones importantes. En los sprints está jose Joaquín Rojas que tras un 2013 en blanco querrá resarcirse este año, pero también está Ventoso y el joven Lobato. Está Lastras, ya con edad, pero capitán de ruta en muchas pruebas que con la calidad y veteranía seguro que también quiere dejar su impronta. La dupla de hermanos, los Izaguirre y los Herrada.

Los primeros querrán seguir con su presencia importante dentro del equipo (antes Euskatel, ahora Movistar) y los segundos seguir con su progresión, sobre todo Jesús, que querrá lucirse con el maillot de campeón de España.

Por otro lado tenemos a Javi Moreno, que ya ha demostrado en Madrid o en Asturias que sabe ganar cuando tiene ocasión, a Jonathan Castroviejo, gregario de lujo, gran croner, pero un hombre muy a tener en cuenta si sigue con esa progresión en vueltas de una semana, a John Gadret que siempre hace buenas actuaciones en el Giro, a Andrey Amador que ya sabe lo que es ganar en una vuelta grande (Giro) y que no querrá tener un papel residual en el equipo, lo mismo que sucede con Capecchi que tras superar su primer año en el equipo de Unzué querrá aumentar su protagonismo dentro del grupo.

Mimbres de sobra hay para hacer una gran tarta con los ingredientes que tiene el Movistar, pero ahí, el cocinero Unzue tendrá que manejar muy bien y con mucho mimo esos ingredientes para llevar a buen puerto el año y en el que a final del mismo todos los corredores estén satisfechos.

@AlfreRL_5

Alfredo Rodríguez López

También te puede interesar:

Kwiatkowski provoca el miedo

Andrew Hampsten, el escalador de Colombus

#ConcursoDLCRocasanto 2014

Últimos números publicados:

DLC Pro Magazine: nº15nº14nº13nº12

Cyclo&City: nº1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *