,

La Vuelta a España con alforjas

Viajar es vencer a la monotonía y a lo habitual. En mi caso, hacer turismo se convierte en sucedáneo de viajar, no me “llena”. Las sensaciones de viajar de verdad no te las da ningún “touroperador”, ya que la aventura debería ir acompañada de la incertidumbre, de sensaciones y pequeñas dificultades que para nada suelen interesar al turista.

“Viajar” se ha convertido casi en sinónimo de transporte, si es aéreo mejor – farda más en la oficina -, donde cabrearse ante el mínimo retraso que nos impida llegar a un destino en el que nuestra principal misión es coleccionar el mayor número posible de fotos. La única emoción se suele reducir a si aparecerá o no la maleta en la cinta del aeropuerto.

Por todas estas razones – no, no tengo miedo a volar – yo prefiero el cicloturismo, al que junto con mi mujer dedico de unos años a esta parte al menos una semana de nuestras vacaciones. El último “proyecto” en el que nos hemos embarcado es nuestra particular Vuelta a España. Con nuestras pesadas MTB, con alforjas y sin prisas, comenzamos en Hondarribia en 2010 y a ella pretendemos volver dentro de X años tras haber recorrido toda la costa peninsular y los Pirineos, siempre y cuando que no me deje llevar la idea de mi señora de una vez llegados a Cabo Rosas seguir hasta Croacia o hasta donde nuestra vejez nos detenga.

Sin GPS, sólo con un mapa general de carreteras, sin reserva alguna de alojamiento, la libertad que se siente y la sensación de viajar de verdad es absoluta. Bañarse en una playa que de repente aparece en un recodo, encontrar un hostal cuco, comer unas “parrochitas” mirando al mar… compensa con creces los imprevistos y berenjenales en los que te metes por no apoyarte en “artilugios modernos”.

Si tenéis oportunidad de probar el cicloturismo con alforjas no os lo penséis, es una modalidad que va mucho más allá del trillado Camino de Santiago, opción que por otra parte es una buen forma de iniciarse en esta preciosa forma de viajar con mayúsculas.

VÍCTOR MARTÍNEZ Gp Canal de Castilla

2 Responses
  1. Victor : Buenos días lunes. Absolutamente de acuerdo. Bueno, sería un poco más considerado con los “touroperadores”.- Sé de gente que va con mucho bueno. .- Hace 15 ? años me fui con un amigo, de esa manera, una todoterreno de 15 mil pts. , alforjas y cesto en el manillar, hasta Sevilla, casi sin dinero. Te añado una consideración, que se publicita poco : Yo quería peregrinar, no a Santiago, sino por la historia y la geografia de España, como homenaje a ello. Cada pedalada quería que fuera un agradecimiento a España, no a la historia oficial, sino a la historia real, que mal conozco, adivino. Me encanta tu idea, , tb te felicito por compartirla con tu esposa. Eso es otro regalo que debes a la historia y a la geografía. Que lo vivas (no me gusta la palabra “disfrutar·) cien años más.Un abrazo

  2. Gracias José María! No quisiera poner en contra de los Touroperadores a nadie… a cada quien le gusta una forma de ver la vida y el turismo en particular…. pero esto es una columna de opinión y yo expreso la mía!

    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.