,

Los grandes días de Samuel Sánchez

Aunque no pasa por sus mejores momentos, el asturiano ha tenido una serie de grandes días a lo largo de su carrera. El oro olímpico logrado en Pekín ha sido su cénit, quizás abusando un tanto de la fama lograda entonces para ir renovando contratos. También ha tenido buen rendimiento en el Tour de Francia, al menos durante algunos años, y en la Vuelta, donde ha seleccionado sus participaciones con cuenta gotas, con buen resultado. 

Pero no ha habido ni habrá ningún momento para él como su victoria en los JJOO. Era temprano en España y el dream team español había ‘madrugado’ ese día por una buena causa. El reciente ganador del Tour, Carlos Sastre, el del Giro y considerado mejor ciclista de tres semanas, Alberto Contador, el ganador de la Lieja, Valverde, y el increíble triple campeón del mundo, Óscar Freire, completaban este repóker de ases. Lo mejor del mundo.

Lo normal en este caso es llevarse el oro. Y así lo hizo. Se filtró en una escapada que marcaba más a Rebellin que buscaba sus opciones, pero una vez allí, no hubo más remedio que luchar la victoria. En el último repecho el italiano era más rápido, aunque posteriormente fue invalidado su resultado y retirada su medalla de plata. Ganó el asturiano y España se levantó con una gran alegría.

Otro gran día para él fue su primera y única gran victoria en el Tour. Tras ser segundo en el Alpe d’Huez en 2008, había tenido muy buenas actuaciones en la gran carrera francesa, pero sin llegar a alcanzar la gloria. En 2011 se plantearía muy en serio el podio, asalto para el que había dedicado el año. La llegada a los Pirineos siempre ha motivado sobremanera a Euskaltel y esta vez no iba a ser menos.

Luz Ardiden, además, recordaba la primera victoria de Laiseka, diez años justos antes de aquella llegada. Los favoritos se vigilaron en el Tourmalet, pero Samuel arrancaría en el final del descenso, donde le esperaba un compañero, para lanzarse a por la victoria de etapa y un tiempo que le acercara al podio.

Sin embargo, fue su primera victoria como profesional lo que más alegría le reportó en sus comienzos. Corría el año 2005 y el ciclista asturiano era uno de los más combativos del pelotón, tanto en subida como, sobre todo, en descenso. Curvas imposibles tomadas a ritmo suicida y mala suerte a raudales. Se merecía el triunfo y no llegaba.

Pero la suerte cambiaría. Era la Vuelta a España, llegada en Cantabria, en el Santuario de la Aparecida. Una leve subida a cuya cima llegó con el colombiano Ardila y el gallego Óscar Pereiro, otro coleccionista de infortunios. El español sprintó en una línea de meta anterior que no existía y ante tal situación se impuso Samuel, más listo y más rápido.

Otra victoria y tal vez la más recordada por parte del equipo por lo añorada de la misma, fue la de la Vuelta al País Vasco de 2012. No hizo nada más destacable en toda la temporada, pero este triunfo supo a gloria y justificó un año más que gris. Fue brillante, aguantando a Purito en la montaña y batiéndole finalmente, aunque por poco margen, en la contrarreloj de Oñati.

Fue muy importante también para la casa vasca el haber sido el primer hombre del equipo en toda la historia en subir al podio de una grande. Lo logró en 2007, cuando in extremis logró subirse al tercer puesto del cajón, desbancando a Cadel Evans. Ganaría tres etapas, incluida aquella crono que le ascendió al podio de la Vuelta.

Pese a haber tenido temporadas de desconexión total con la victoria o el intento, ha logrado muchos buenos puestos y sensacionales actuaciones en las mejores carreras. Una pena el sabor agridulce que dejó su 2013 gracias a su mal Giro de Italia y una digna Vuelta, aunque se esperaba más de él.

Más noticias:

El problema de París-Niza

Alberto Leanizbarrutia, la roca

Ciclismo urbano, la hipocresía de las ciudades

Alemania, la luftwaffe del sprint

El ciclismo actual, mejor que el ciclismo antiguo

Desde la Cuneta y la Vuelta Andalucía trabajan juntos en 2014

Jan Bakelants, nuevos viejos sueños

Las metamorfosis de Juanma Gárate

El Giro seduce a Roche y Majka

Entrenamiento ciclista: las series

Gamoniteiro, el sueño imposible

El papel de Riijs en el ciclismo

Wiggins, el mayor enemigo de Froome

Hinault, el campeón total (parte III)

¿Granada y la Alhambra en la Vuelta 2014?

El día en el que todo cambió para Urán

Chile se suma al ciclismo

Google, Contador, Tinkov y Fernando Alonso

3 Responses
  1. No entiendo por qué nunca mencionas, que Samuel ha sido podio en el tour de Francia, en el año 2010. Jamás mencionas que fue premio de la montaña en el tour de Francia en el 2011. Menos aún destacas el infortunio del 2012 con sendas caídas en dauphine y tour que le privaron de optar al tour 2012 después de un comienzo de temporada sobresaliente. Tampoco que antes del oro olímpico, había ganado el GP de Zurich. No veo buena intención en tus palabras hacia Samuel. Con el resto de ciclistas siempre destacas el esfuerzo, entrega y coraje que siempre le niegas a Samuel. Cada ciclista tiene sus cualidades que deberías destacar de forma imparcial, y opino que con Samuel no lo eres.

  2. Contra Samuel Sánchez parece que hay mucho desagradecido que opina aquí y allá siempre con la boina calada hasta el cuello, con esta gente no hay manera, tanto si hablas del desarrollo de las berzas, de ciclismo o de …el TEMA transversal. Están en guerra contra si mismos, y así es muy difícil y siempre lo será, “…y siempre lo será, rarará, rarará.. el arbitro no tiene pilila, el árbitro no tiene pilila, el árbitro no tiene pilila .. y nunca la tendrá.. se la pondremos de goma, se la pondremos de goma, se la pondremos de goma.. para que pueda mear… … rumbala-rumba larrum….”

  3. Desde mi punto de vista creo que Samuel no se reduce a un corredor que ha ganado una medalla olimpica, tiene 2 podios en grandes vueltas, podios en monumentos, etapas… y creo que en este sentido le criticas demasiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.