, ,

Perico, Hinault, Fuente... y Contador

Finaliza la Vuelta más exitosa de la última década con victoria para el mejor ciclista del momento en grandes rondas. Contador, el gran imán mediático actual, Valverde, resurgido y heroico y ‘Purito’, puro nervio, han sido tres ganchos fundamentales en un duelo que pasará a la historia de la carrera, apoyado además por un público volcado. Degenkolb se doctora, con un repóker que le sitúa en el mapa de grandes velocistas.

Otro que se anuncia es Talansky. Froome supo sufrir, Gesink resignarse, Moreno su potencial real, Antón sus limitaciones, y Rabobank sacar sus conclusiones. Todos han tomado notas de una edición que marcará un antes y un después.  

Y ya está. Después de tres semanas Contador se lleva su segunda Vuelta, su quinta grande y la sensación de que, aunque no al mejor nivel, está de nuevo en el circuito, más rabioso que nunca y con muchas facturas pendientes. Será bonito ver el enfrentamiento que llevará a cabo en el próximo Tour con uno de sus mayores críticos, sir Wiggins. Froome estará por allí y tal vez sea un nuevo Andy, Ulrich o Poulidor. Segundo, en definitiva.

Otros que seguramente estén y no deban serán Valverde y Rodríguez. El murciano debería olvidar el Tour, ya que ha demostrado nunca tener buen motor para él y centrarse en una carrera en la que la moneda siempre le sale cara como la Vuelta, o bien pelear por las clásicas, al alcance de su vista y de su mano. Hay otro objetivo maléfico por medio: ¿se le imaginan de rosa en Milán? Una quimera, tal vez, pero una imagen asombrosamente morbosa, dado que el CONI fue gran responsable de su sanción. Allí debería volver a brillar ‘Purito’, con la madurez suficiente para dominar una carrera a su medida: el Giro.

Contador no debería centrarse sólo en el Tour, como ya comentamos en días pasados. Debería ratificar que está más cerca de Hinault que de Armstrong. Debería correr de nuevo la Vuelta y ayudar a creer a un pueblo que quiere y necesita creer en sus héroes ciclistas. Es un reto. El Giro ya lo ha ganado dos veces, ha vencido etapas, que aunque le arrebaten siempre quedarán en el recuerdo del aficionado. Hará 29 años y aún tiene dos o tres rondas francesas en las piernas.

No deberíamos olvidarnos de la carrera de Froome. Siembra un mal precedente, ya que su doblete Tour-Vuelta le ha enseñado que no es buen camino para él. Tal vez un mal resultado en Francia nos le devuelva al 100%. Es un corredor tan enorme que es imposible no apoyarle, aunque luche contra los tuyos.

Es importante que se extienda la idea de que todos los grandes corredores en algún momento pasaron por la Vuelta para completar su formación. El propio líder del Sky surgió aquí, al igual que lord Wiggins se dio cuenta de su potencial tras escalar las montañas españolas cual querubí. Valverde y Joaquín son carne de Vuelta, Gesink, Nibali o los mismísimos Armstrong, Simoni o Hinault también comenzaron a dar sus pasos definitivos e importantes en carreteras españolas. Por no hablar de Jalabert, Zulle, Rominger… Podríamos hablar de Talansky en estos términos dentro de no mucho.

La última etapa fue para Degenkolb. Si en 2011 fue devorado por Sagan, este 2012 él ha sido el pez grande. Mucho sufrimiento en las montañas para un hombre que ha llegado a Madrid con piernas y entero. Muy buena señal para su futuro y para su conjunto, eufórico. Muchos más vencedores en la Vuelta. Radioshack por fin gozó de calma tras no contar con los hermanos, Orica-Green Edge tiene más motivos para seguir creyendo en su proyecto, Caja Rural ha cobrado venganza por sus no invitaciones a ediciones anteriores, BMC rescata a Gilbert de la prima de riesgo y Omega cumple. Decepciones hay varias. La voluntad de Euskaltel es formidable y el esfuerzo de sus ciclistas de aplaudir, pero resulta un tanto decepcionante encontrar noveno a su líder. Más aún encontrar a Nieve en Canadá perdido en la clasificación.

Se echa el telón y todo serán celebraciones en Pinto, Murcia y Barcelona, aunque el gran triunfador ha sido un aficionado que ha vuelto a tener ilusión por una gran vuelta como hacía tiempo no se notaba. Ancianos hablando de Valverde cual Cristiano ‘triste’ Ronaldo o ‘Purito’ apareciendo entre cerveza y cerveza en cualquier bar, algo que desde los tiempos de Indurain no se recuerda. Bravo por todos los valientes. Bravo por el ciclismo. Bravo por la Vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.