, ,

Delgado gana su primera Vuelta

Pedro Delgado tenía 25 años por aquel entonces. Partía como un buen corredor que había destacado en su anterior Tour (1984) y como una esperanza para la carrera española. Había cambiado de equipo, por lo que era el líder del Orbea, compartiendo dicho honor con Cabestany y dirigido por Txomin Perurena.

De este modo se plantó en la salida de la Vuelta en Valladolid. Ya en la sexta etapa venció en los Lagos de Covadonga, demostrando que su estado de forma es el ideal. Al día siguiente, camino de Alto Campoo, se desfondó y perdió un tiempo precioso que le alejó en la general. Pronto perdió el maillot de líder su compañero y se lo enfundó Robert Millar, un escocés muy sólido que pasada la contrarreloj de Alcalá de Henares (etapa 17 de 19) parece tener la Vuelta agarrada con las dos manos.

En todo caso, debería preocuparse de sus más cercanos perseguidores: Pacho Rodríguez oPeio Ruiz Cabestany. La última etapa competitiva se celebró entre la ciudad de Cervantes y Segovia, localidad natal de Pedro. En ella se ascendían tres puertos de montaña: Morcuera, Cotos y Los Leones y se cubrían cerca de 200 kilómetros.

Todo sucedió en la bajada de Navacerrada tras el falso llano que une a la estación con el puerto de Cotos. Allí se marcó Delgado, buscando fortuna, junto a Pepe Recio, del Kelme. La trastienda nos enseñó alguna anécdota decisiva como que muchos equipos estaban enemistado con el de Millar debido a los aires de superioridad que desprendían fuera de carrera. Incluso un dolido Luis Ocaña ofreció su ayuda al Peugeot, siendo rechazada por considerarla su director ridícula. Ni que decir tiene que el de Cuenca preparó un zafarrancho del que aún se arrepienten en el equipo francés.

Delgado aumentaba ventaja mientras el líder ni se preocupaba por un segunda espada alejado en la general. En el coche no supieron / no quisieron aportar referencias, salvo cuando ya era demasiado tarde. Perdiendo el liderato, Millar reaccionó sin encontrar ayuda alguna en un grupo que presenció el descalabro.

Delgado llegó a su tierra con la carrera sentenciada ante la euforia del público y al día siguiente, en Salamanca, se proclamó vencedor de la Vuelta y héroe ciclista nacional durante toda la década.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.