, , ,

Puerto de la Pandera, el puerto de Valverde

Diciembre de 2001. Próxima la presentación de la Vuelta para el próximo año, se anunció en varios medios que una cruel ascensión iba a ser incluida. Se trataba del puerto de la Pandera, en las proximidades de Valdepeñas de Jaén, en la provincia jienense y muy cercano a la capital. Fue tal la expectación que fue bautizada como “el Angliru del sur”. 

Son 9 kilómetros de subida (ver altimetría) con un porcentaje medio superior al 8%, pero con rampas cercanas al 20% que lo hacen un auténtico vía crucis. La cima, coronada por una base militar, ha recibido a la caravana de la Vuelta en nada menos que cuatro ocasiones. En ella se han visto batallas que han emocionado al aficionado y han hecho retorcerse a lo más granado del pelotón mundial.

En su estreno, en 2002, la victoria fue para el texano Roberto Heras, que lucía con orgullo los colores del USPostal americano. Se impuso a Óscar Sevilla y Joseba Beloki, ambos sus grandes rivales. El manchego se vestiría de oro aquel día.

Sólo doce meses después se viviría una batalla cruenta por el liderato, ya en zona más decisiva de la carrera, en la tercera semana. Valverde ganaría en la cima tras una emocionante remontada ante Heras, que atacó al sufriente Nozal, y Cárdenas, que se las prometía felices. Así confirmaría el murciano su podio final y lo gran corredor que ha sido a lo largo de esta década.

Habría que esperar al año 2006 para volver al pelotón sobre sus pendientes extremas. Entonces el propio Valverde, ahora en las filas de Caisse d’Epargne, No sería la historia igual, con Alejandro derrotado a manos de los kazajos que le dieron ya la estocada en la jornada anterior con subida al puerto de Monachil y meta en Granada. Aquí confirmarían que él no sería el ganador de 2006.

De nuevo se subiría en 2009, con el maillot oro lucido por el propio Valverde. Ahora sí que se confirmaría como ganador final, superando la última prueba. Pero no sin sufrimiento. A cuatro kilómetros de la cima se dejó ir, buscando su ritmo y un último cambio de ritmo final en el que nadie puede darle alcance. Así lo hizo, dejando de rueda a sus rivales. La etapa iría a parar a Cunego, que había anticipado al pelotón con una escapada.

Desde entonces no se ha vuelto en competición a esta subida. Un error, ya que a su manera ha aportado un espectáculo soberbio y con una gran afluencia de público. Ha sido reemplazada por una corta y explosiva ascensión a Valdepeñas de Jaén, una localidad próxima al inicio de la subida a la base. 2010, 2011 y 2013 han visto ganar a Antón, Purito y Dani Moreno. Jaén es ciclismo. La Pandera y todo lo que le rodea, también.

Más noticias:

Samuel Sánchez, épico en Sierra Nevada

Fundación Contador: nuevo equipo profesional

Cameron Meyer, más kilómetros que nunca

Arroyo, el ángel del Tour

Entrevista a Juan Antonio Flecha

Roche, Martin y Giro, el año ciclista de Irlanda

Ciclista, predica con el ejemplo

Entrenamiento: el mejor ciclista no es el que más kilómetros hace

Pepe Recio, el testigo histórico

Ciclocross: seleccionados para el Campeonato de España

La decisión de Bettini y la azurra

Igor Antón, flor de un Giro

Turo l’Homme y Tagamanent, las cimas de Catalunya

Sylvain Chavanel, el nuevo animador de las clásicas

Ibán Mayo, el invierno del pánico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.