,

Purito y los viajes muertos en la orilla

El líder del Katusha ruso fue segundo en la última Lieja, así como en el Mundial de Florencia. Del primer peldaño se quedó realmente cerca. Con ambas victorias, sumadas al segundo puesto en la Volta, perdida como la ‘Decana’ ante Daniel Martin, su 2013 habría sido arrollador. Sin embargo, es difícil mejorar una temporada así.

Si nos remontamos a 2012 sus ‘casis’ son más grandes y determinantes. El catalán perdió por un suspiro el Giro y por un despiste la Vuelta. En ambas lució el liderato durante muchas jornadas para morir justo en la orilla. Cuando el reconocimiento había llegado y todos contaban con una gran vuelta que estrenaría su palmarés en este tipo de pruebas.

Sin pensar que su historial sea malo -ni mucho menos-, sí que podría ser legendario, aún más. Dos grandes, más clásicas, un Mundial… ahí es nada. Por no decir lo que perdió estando al servicio de Valverde o tras no haber tenido la confianza en sus posibilidades durante sus primeros años de carrera.

Aún así, Joaquín siempre supera las expectativas que parecen insuperables. Es su especialidad. Aunque llegará el momento en el que no las supere y empiece su cuesta abajo. Un momento que esperemos tarde mucho en llegar.

Más noticias:

La oportunidad de Taylor Phinney

La antigua Copa del Mundo

Jens Voigt, el pacto con el diablo

Jesús Ezquerra, el ejemplo del mal momento

Íñigo Cuesta, historia del ciclismo español

El nuevo equipo de Vinokourov

Romain Sicard, el violín

Tony Gallopin, la carrera de Alain y Fignon

Fallece Arnaud Coyot

Markel Irízar, el verdadero ejemplo Armstrong

La importancia de Mikel Landa

Ermita del Alba, Asturias al 26%

¿Cuál es tu clásica favorita?

Nibali correrá el Tour de Flandes

Pan do Zarco, el relevo del Angliru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *