, ,

La antigua Copa del Mundo

Fue una competición creada en 1989 por la UCI en la que se premiaba a final de temporada al ciclista más regular de la misma. Se disputaba de marzo a octubre y en ella se incluían los 5 Monumentos, además de otras pruebas de un día como la holandesa Amstel Gold Race, la Clásica de Hamburgo, el GP de Zurich, la París-Tours o la Clásica de San Sebastián. En algunas ediciones se llegaron a incluir pruebas secundarias como la de Montreal, Brighton o Japón con el propósito de globalizar el ciclismo.

Esta competición, que suponía la continuación del Superprestigio Pernaud, que se disputó entre 1958 y 1987, tenía un sistema de puntuación cuyo líder provisional portaba un maillot blanco con una banda vertical arcoiris conocida como “arcobaleno”. Con la aparición en 2005 del Pro Tour, fue abolida del calendario internacional.

El irlandés Sean Kelly se impuso en la primera edición y su equipo, el PDM, también hacía lo propio por etapas (la Copa del Mundo por equipos ya existía en 1961). Otros clasicómanos ilustres que vencieron en algunas de sus 16 ediciones fueron Bugno, Fondriest, Ludwig, Bortolami, Museeuw, Bartoli, Tchmil, Zabel, Dekker o Bettini, este último hasta en tres ocasiones. Por parte española, es destacable el tercer puesto de Freire y el quinto de Flecha en 2004, y el cuarto de Astarloa el año anterior.

En mi opinión debería haber continuado la celebración de esta prueba como tal y no incluirla dentro del World Tour. Habríamos obtenido varias victorias finales con ciclistas como Valverde, Purito, Samuel o Dani Moreno. Por otra parte, si desde el principio se hubiese incluido en el circuito el Mundial, la denostada Flecha Valona, Gante-Wevelgem, Milán-Turín… ciclistas como los mencionados Freire o Astarloa figurarían en el palmarés.

Daniel Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *