,

¡Que vuelva el Kapelmuur!

La organización del Tour de Flandes se retracta y varía el recorrido, escuchando las críticas que recibió de forma masiva por parte de los aficionados. De todos modos, la eliminación del circuito final no implicará la ascensión al Kapelmuur, el muro añorado por todos los fans locales, que incluso llegaron a pasear un ataúd durante una manifestación. 

Los que sí ha trascendido es que habrá variaciones, lo cual puede beneficiar más a unos corredores con respecto a otros. El llano final ha funcionado bien en las últimas dos ediciones, pero en un ciclismo cada vez más igualado, podríamos ver un grupo más grande jugarse la victoria. La imaginación de un sprint de grupo aterra a la organización, que dará protagonismo al Paterberg, ubicado a sólo 13 kilómetros de la meta.

Anteriormente se subirán los mitos de Koppenberg y Kwaremont, pero falta el Kapelmuur, la verdadera religión de una prueba que no necesita de alicientes para ser espectacular, pero que ayudaría a que no se perdiese la tradición de las múltiples actividades que se llevan a cabo en sus laderas. ¡Que vuelva De Muur!

Ph: Pedro Ceinos

Más noticias:

Los enfrentamientos entre Purito y Contador

Recuerdos del Giro 1993

Los dilemas de Kreuziger

Slagter, el holandés que quiere la luna

El annus horribilis de Tom Boonen

José Iván Gutiérrez y Movistar, tinta y papel

Chris Froome y el reto de las tres grandes

El antiguo reto de Eduardo Chozas

Oliverio Rincón, la montaña rusa

Entrevista a Jesús Herrada

Igor Antón, de la raza a la indolencia

Los demonios de Peter Sagan

Moreno Moser, la herencia de Trento

El método Mollema

Cancellara y el récord de la hora en 2014

Astarloza, el final del alma de Euskaltel

Peña de Martos, novedad en la Vuelta 2014

Beñat Intxausti, el bloqueo

Nairo Quintana, diez razones para elegir el Giro

Dani Navarro, cabeza de líder

Pozzato, el talento y el desperdicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.