Rigoberto Urán, el ignorado

Pese a conseguir un hito para su ciclismo, ha tardado un mes en pasar al segundo plano. El buen momento de Colombia ayuda a eclipsar y solapar los éxitos de sus ciclistas. Bendito problema, por supuesto, pero es de justicia reclamar ese trozo de historia escrita por el ahora corredor del Omega-Pharma. Es debido en gran parte a la diferencia abismal entre el poder mediático del Tour y todo lo demás.

El podio obtenido en una grande ha sido su gran logro, aunque el hecho de haber tenido que suspender gran parte de la montaña prevista ha deslucido su buena actuación, victoria de etapa incluida.

Con ganas de probar suerte en el Tour, aparecen dudas en su horizonte. Se ha marchado de Sky para ser líder, habiéndolo sido finalmente en Giro y Vuelta. En Omega parece que volverá a repetir escena. ¿Ha merecido la pena?

La presencia de Cavendish y su ansia por volver a ser el número uno absoluto del sprint le restan casi todas las opciones de entrar en el nueve del Tour. Mucho menos de tener un equipo totalmente volcado por su causa.

Más noticias:

José Herrada, sin miedo al Tour

Chente Gª Acosta, el Talgo de Tafalla

Chava Jiménez, el reportaje

Ciclismo, tierra de Quijotes

El gen del CLAS y las claves del proyecto Alonso

El misterio de Rein Taaramae

Fabian Cancellara vs Tony Martin

Agustín Sagasti, el pionero de Euskaltel

Ciclocross de Oñati (galería de fotos + crónica)

La historia del pavé en el Tour

Las ocho mejores victorias de Joaquín Rodríguez

Rolf Wohfshohl, el ladrón de Vueltas

Pablo Urtasun, la sombra polifacética

La Cubilla, la belleza de la montaña

Frank Schleck empieza su año clave

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.