Slagter, el holandés que quiere la luna

El ex de Belkin arrancó la temporada mostrándose como una gran promesa. A su corta edad hay que añadir su calidad en las subidas, lo que le valió el título de campeón del Tour Down Under. Debido a que desea ardientemente ser ese holandés que recuperó el podio de París para su país, se ha cambiado a Garmin, donde no tendrá en teoría ningún líder que tapone sus esperanzas y ambiciones. 

De este modo, Mollema y Gesink respiran tranquilos, no así su equipo, que pierde fuerza a pasos agigantados. Con ellos no tendría posibilidad de liderar de inicio a una escuadra a medio plazo ni tal vez descubrir el Tour o una gran vuelta como capitán.

En Garmin es diferente. Para empezar porque su líder en grandes no es un potencial podio, como es Hesjedal, que sí, venció un Giro, pero con una serie de circunstancias a favor y sin perspectivas de volverlo a repetir.

Por ello y por completar su crecimiento ha firmado por el equipo, siempre orientado a las vueltas por etapas, donde espera brillar. También la inestabilidad mostrada por Belkin, así como los conflictos surgidos dentro debido a motivos varios, entre los que se encuentran los libros de ex-ciclistas o algunos conflictos con corredores de la plantilla.

Más noticias:

El annus horribilis de Tom Boonen

Lagos de Covadonga, el mito desmitificado

José Iván Gutiérrez y Movistar, tinta y papel

Chris Froome y el reto de las tres grandes

El antiguo reto de Eduardo Chozas

Oliverio Rincón, la montaña rusa

Entrevista a Jesús Herrada

Igor Antón, de la raza a la indolencia

Los demonios de Peter Sagan

Moreno Moser, la herencia de Trento

El método Mollema

Cancellara y el récord de la hora en 2014

Astarloza, el final del alma de Euskaltel

Peña de Martos, novedad en la Vuelta 2014

Beñat Intxausti, el bloqueo

Nairo Quintana, diez razones para elegir el Giro

Dani Navarro, cabeza de líder

Pozzato, el talento y el desperdicio

Galería de fotos: Mont Ventoux

La nueva responsabilidad de Henao

Los sprinters de Movistar

La gran oportunidad de Mikel Nieve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.