,

SOBRE SOSPECHAS Y TRAMPAS

No está nuestro ciclismo casi siempre bajo sospecha como para que además vengan ciclistas como Aru, Conti, Ulissi, Cavagna, Pedersen, Hermans, y seguramente alguno más que no habrá sido  ni sancionado, para confirmar que esas sospechas tienen sustento.

Sabiendo que  un gran porcentaje de quienes acuden a las cunetas a ver el paso de los ciclistas lo hace cámara en mano, es una insensatez pensar que no te van “a pillar”. Lo grave es que, los ciclistas que esas irregularidades cometen, por supuesto que son conscientes que van a ser “pillados”. Pero piensan que, aunque esa trampa sea muy evidente, no van a ser sancionados. Por eso actúan así. Ése es el quid de la cuestión. El caldo de cultivo en el que se desenvuelve nuestro ciclismo y que propicia que se den estos nefastos y tramposos comportamientos: el pensar que no va a haber sanción.

Hoy nos ocupa el caso de los tras coche, tras moto y los relevos de los corredores en el primer párrafo nombrados. Pero que el árbol de hoy no nos impida ver el bosque. Otros días son otros tipos de trampa…

Es una especie de envite que los ciclistas echan a los jueces. ¿Os vais a atrever a sancionarme por esto? ¿Y por qué los ciclistas son capaces de retar a los jueces? Pues está claro. Por el ambiente de permisividad y consentimiento en que el ciclismo de alta competición habitualmente se mueve. A lo largo de la temporada, y en carreras de toda la geografía ciclista, las múltiples trampas son presentadas en primeros planos de las diferentes retransmisiones televisivas sin que los jueces las atajen.

En el caso que nos ocupa, sobre todo los ciclistas del equipo UAE parece que habrán pensado: “Se está acabando el Giro. No hemos conseguido ningún resultado destacable. Estamos en Italia. Somos un equipo del World Tour. Estamos en un estado de necesidad. Confiemos en que los jueces, una vez más, nos den bula”. Y han actuado en consecuencia.

¿Y qué buscaban con ese comportamiento tramposo? ¿Un sexto? ¿Un octavo puesto en la etapa? ¿O buscaban incluso ganar la etapa y así compensar un poco el mal Giro que están llevando a cabo? ¿Son conscientes esos corredores que, en el contexto de su mala actuación en este Giro, una victoria ante rivales tan cualificados como Dennis o Dumoulin no habría hecho sino aumentar las sospechas en este deporte? ¿O eso les importa un bledo? ¿O la situación en el equipo en este momento es tan desesperada que incluso un top ten en la clasificación de la etapa les bastaba?

Otro punto reseñable es el de los conductores de coches y motos a los que los ciclistas tramposos se han acoplado. ¿Hasta qué punto son cómplices de esta actuación antirreglamentaria? Porque cuesta entender que un conductor no sea consciente que tiene detrás a un ciclista…. ¿Estaban correctamente situados en carrera esos vehículos? ¿Hasta qué punto podrían haber evitado que se cometiera la irregularidad deportiva? Se debería investigar esta cuestión y tomar las decisiones que correspondan según esté establecido. Para que sirva de ejemplo y en lo sucesivo los vehículos que circulan dentro de la cápsula de carrera tengan un comportamiento modélico en este sentido.

RAÚL ANSÓ ARROBARREN

@ranbarren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *