,

Bernard Hinault, el campeón total (parte I)

Bernard Hinault nació en Yffiac, Bretaña, el 14 de Noviembre de 1954, y fiel a su carácter no paró hasta ser lo que quería ser, ciclista, soñar con el campeonato francés o el Tour de Francia. Pasó al profesionalismo en 1975, si bien no fue hasta 1976 que de la mano de un Guimard retirado del ciclismo por culpa de las malditas lesiones, no empezó a destacar.

Sólo ganó carreras menores, pero ya empezó a demostrar su valía, en un equipo Gitane en el que no convencía su líder, el belga Lucien Van Impe. Ya a final de temporada dejaba claro su potencial quedando sexto en el mundial de Ostuni (ganado por Maertens), imponiéndose en el sprint de su grupo a Merckx y transmitiendo su frustración a final de carrera por no sentirse arropado por su la selección francesa. Sólo tenía 21 años y se notaba el genio que iba a venir.

Así, en 1977 y en un equipo en el que lo iban dosificando y en el que Van Impe ya no estaba, empezaba a adquirir protagonismo, y vaya si lo conseguía. Se imponía en la Gante Wevelgem para posteriormente alzarse con una gran Lieja frente a los grandes cocos del momento, acabando por delante de De Vlaeminck, Merckx o Maertens entre otros. Empezaba a ser una referencia y muchos franceses se preguntaban si no debía debutar en el Tour, pero Guimard lo estaba mimando y lo enfrentaba a los grandes pero en la carrera preparatoria, la Dauphiné Liberé.

En la Dauphiné se imponía por delante de las estrellas que dominarían el Tour, Thevenet y Van Impe, y además dejaba imágenes para el recuerdo como un Hinault saliéndose por un precipicio en la bajada del col de Porte para inmediatamente trepar hasta la carretera y volver a montarse en su bicicleta, todo al más puro “Hinault style”.

A final de temporada Hinault sólo podía ser octavo en el Mundial de San Cristóbal, Venezuela, en una carrera ganada por la estrella italiana del momento, Francesco Moser. A pesar de eso, Hinault sumaba una prestigiosa victoria a final de temporada , demostrando que era un gran contrarrelojista, ganando su primer GP de las Naciones.

Sin duda, la temporada 78 iba a ser fundamental para saber si Hinault iba a ser una de esas promesas que se desvanecen o quizás la mano de Guimard y su talento iban a convertirlo en un referente del momento, una vez retirado Merckx.

PEDRO GARCÍA REDONDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.