,

El ataque del 'grillo' Bettini

El ‘Grillo’ Bettini siempre será recordado por sus triunfos, pero también por sus derrotas. Nunca se daba por vencido, nunca pensaba en el segundo puesto, algo que le hizo ser un ídolo no sólo en su país natal, Italia, sino en todos los países de tradición ciclista. Paolo es ahora seleccionador de la azzurra, un difícil trabajo en el que intenta aunar voluntades de sus talentos.  

Sustituyó en el cargo al añorado Ballerini, fallecido en un triste accidente de rally. Con él aún no han logrado dar en el clavo de las victorias en los Mundiales, aunque sí se nota más disciplina y respeto por el equipo que antaño, donde los propios compañeros anulaban fugas entre sí. Ahora Italia vuelve a ser un equipo unido y temible, y eso es gracias en gran parte a Bettini.

Paolo nació en Cecina, allá por 1974. Su equipo referencia fue el Mapei en sus distintas versiones, más tarde Quick Step. Con dicho maillot logró dos campeonatos del mundo y un sinfín de victorias importantes. Desde etapas en las tres grandes a monumentos tales como Lieja-Bastogne-Lieja, Milán-San Remo o Giro de Lombardía, alguna como Lieja o Lombardía en dos ocasiones. Sólo Flandes y Roubaix faltaron en su palmarés, que sí incluye un 7º puesto en 2006 en la belga.

Su gran enemigo siempre fue Freire, un incordio para él, puesto que en la recta final era imbatible para él. También fue buen rival para Valverde, al que arrebató un Mundial que tenía en los dedos el murciano. Zabel fue segundo en aquel reducido sprint. Imposible batir al ‘grillo’ cuando tiene ganas de cantar.

Lo más admirable era su forma de correr. Rápido, seguro de sí mismo, no necesitaba atacar para lucir sus cualidades. Con esperar al final bastaba para poner al pelotón en alerta, pero él no esperaba, no dejaba que nadie fuera el primero en atacar. a poca oportunidad que viese por aprovechar, a por ella que iba. Un espectacular clasicómano que en cuanto el final picaba un poquito hacia el cielo, no había cohete capaz de ponerse a la par.

Un destello de casta, además de una calidad ciclista fuera de categoría. Gilbert se ha acercado a su nivel, si bien el belga tiene otras cualidades mayores de vueltómano. A ambos se les ha visto rendir medianamente bien en puertos largos. No era descabellado ver a Bettini en la Vuelta entrenar activamente para el Mundial, lanzando ataques en momentos de decidir una carrera como pudieron ser la etapa de Pajares de 2005 y la de Cobertoria de 2006. Entre dentellada y dentellada de rivales, él sacaba su casco dorado de campeón olímpico y buscaba su oportunidad afinando su forma para nuevos retos en los sucesivos campeonatos del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.