, ,

La caída de Joseba Beloki

El vasco acudía al Tour de 2003 con la esperanza de derrocar al rey de los cuatro anteriores, Lance Armstrong. Para ello decidió cambiar la táctica y tornarse bastante más ofensivo, buscando los puntos de flacos de un tejano que parecía no atravesar su mejor mes de julio. Una caída nos aportó la eterna incertidumbre del qué hubiera pasado si… 

Decir que aquella caída le eliminó del ciclismo profesional sería faltar a la verdad, ya que Joseba aún volvió a lucir el traje de ciclista en dos equipos de primera fila: Saunier Duval y Liberty Seguros. En ambos su papel fue bastante más modesto, pero también supo vencer a unas fracturas que hubiesen postrado en una silla de ruedas a cualquier mortal.

Una casta que estaba mostrando en el Tour en el que decidió que sólo valía ganar. Tras haber sido humillado en 2002 ante el gran Lance, supo que debía volver para derrotarle. En Alpe d’Huez lo trató por todos los medios, pero un inconmensurable Heras y la gran raza del americano acabaron con todos los intentos.

La siguiente etapa conducía a Gap tras atravesar algunas trampas en forma de cota de segunda y tercera categoría. En la primera de ellas atacó el vasco. La ola de calor que provocó numerosas muertes en Europa se tradujo en una carretera a medio derretir y tubulares de apenas un dedo de grosor bailando sobre el riesgo de la caída.

La línea era tan delgada que tenía que pasarle a alguien. Aquel gesto separó los caminos de los campeones y de los casi campeones. Beloki derrapó su rueda trasera justo delante de Armstrong. El ángel de los grandes hizo que éste encontrara un sendero cómodo y confortable que le condujo de nuevo a la carrera y la carretera. Beloki sollozaba de dolor en una de las imágenes más impactantes que se recuerdan de la época moderna.

Un monumento conmemora la caída del español de la ONCE y del atajo del norteamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.