,

Hautacam casi siempre decide

Un puerto con historia en el Tour pese a su relativamente reciente incorporación a la ruta. La primera vez que se ascendió fue en 1994, donde Indurain dio un auténtico recital. Entonces ganó Leblanc, el único que aguantó ese día la rueda del navarro. También fue decisivo dos años después con el batacazo de la afición española frente a Riijs. Armstrong también sentenció allí un Tour en el año 2000. 

Tampoco ha sido ascendido más de cuatro veces, pero el halo de puerto decisivo sobrevuela. Una dura subida que ha recibido batallas de todo tipo, tanto planteadas de lejos como de cerca, todo vale. En 1994 la etapa era la primera importante de montaña en un trazado de gran dureza. Indurain, lejos de temerlo, estuvo muy agresivo y se llevó por delante a todos sus rivales con excepción de un muy alejado Luc Leblanc, al que dejó la etapa.

En 1996 llegó la gran etapa de Riijs, que ya había vencido en Sestrieres. El danés dio un auténtico recital con Indurain como gran animador. Intentó una y otra vez el salto del grupo de favoritos, pero no fue posible y el de Telekom volvió a ganar otra etapa con gran naturalidad.

El año 2000 fue también especial. La lluvia trajo consigo una jornada épica y de sálvese quien pueda. Escartín tenía claro que debía atacar de lejos para repetir su machada de 1999, pero no sería posible. Pese a que atacó en el Aubisque con toda una ristra de escaladores como polizones (a excepción del Triki Beltrán), su ventaja quedó reducida a la nada en la subida final.

En ella sobrevivía como podía un escapado desde los primeros compases de la carrera. Javier Otxoa ganaría la etapa con un enrabietado Armstrong por detrás a escaso margen. Fue bonita la pelea entre los gallos del pelotón. Primero atacó un digno Pantani, al cual respondieron Zulle en primera instancia y el norteamericano. El suizo remachó el ataque, poniendo un ritmo descerebrado. Ullrich sufría por detrás y se dejó buenos minutos. En un momento dado fue Lance el que puso la marcheta famosa del molinillo para proclamarse maillot amarillo en la cima.

2008 vio la ascensión más pobre. Por primera vez se venía del Tourmalet, y allí se rompieron las hostilidades, quedando reducido el grupo a trizas. Valverde, Pereiro, Andy Schleck… Sólo quedaron delante Sastre, Evans y Menchov. Frank marchaba por delante ligeramente. Es la única vez en la que el resultado de esta etapa no fue decisivo para la general final del Tour.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *