,

Historia de la París-Niza

Estamos ante una de las carreras de una semana más importes y prestigiosas del actual UCI World Tour, aunque en los últimos años su homóloga en el calendario: la italiana Tirreno-Adriático, se ha puesto a su altura en cuanto a participación y diseño del recorrido. También es demonidada como la Carrera del Sol por la variación climatológicanque presenta la prueba al partir del norte de Francia y finalizar en el sur, en la Costa Azul.

El 14 de marzo de 1933 tuvo lugar su 1ª edición, que constaba de 5 etapas y participaron en la misma todos los ases del momento, a excepción de las estrellas italianas. Su fundador fue Albert Lejeune, director del periódico “Le Petit Nicois”.

En la primera de las etapas, París-Dijon, el belga Alfons Schepers (tricampeón de la Lieja-Bastogne-Lieja en 1929-1932-1935 y del Tour de Flandes en 1933 entre otros) ganó con 6′ de ventaja, lo que le permitió vencer la general final de la prueba tras saber administrar su renta en las siguientes etapas y aguantando el ataque del italiano Camusso (vencedor del Giro 1931, segundo en el Giro 1934 y tercero en el Tour 1932 entre otros) en la subida a La Turbíe.

Con motivo de la II Guerra Mundial, la carrera desaparece tras la edición de 1939. Se retomó su celebración en mayo de 1946, pre no logró continuidad las ediciones posteriores. En 1951, el periodista Jean Leulliot resucita la carrera, que desde entonces se disputa ininterrumpidamente la 1ª quincena de marzo. Entre 1951 y 1953 se llamó París-Costa Azul y en 1954 vuelve a su denaminación original. Durante esta época, en la edición de 1952, se impusu el galo Louison Bobet, que fue el primer ciclista en galar el Tour de Francia y en tres ediciones consecutivas (1953, 1954 y 1955) y venció 4 de los 5 “monumentos” (sólo le faltó la LBL). Además, el panadero de Saint-Méem, apodo por el que era conocido, ya que fue su anterior oficio, fue campeón del Mundo de Ruta en 1954 y dos veces subcampeón en 1957 y 1958, y bicampeón nacional entre otros grandes resultados. Por otra parte, su hermano Jean Bobet ganó la París-Niza de 1955.

En 1959 volvió a modificarse su denominación disputándose como “París-Niza-Roma”. Esta fue la edición más larga de la historia de la carrera francesa, con 1955 kms repartidos en 11 etapas y su vecedor fue el nacionalizado francés, Jean Graczyk, un reputado sprinter de aquellos años, de ascendencia polaca.

Desde 1982 hasta 1999 asumió la dirección de la prueba la hija de Jean Leulliot, Josette. En las ediciones de 2000 y 2001 se le cedió el testigo a Laurent Fignon y desde 2002 la carrera pasa a ser propiedad de ASO.

Actualmente, la París-Niza esta compuesta de un prólogo en una localidad próxima a la capital francesa, más 8 etapas, que suelen ser equilibradas al combinar media montaña con incursiones en el Macizo Central, los Alpes de Provenza, y especialmente los Alpes Marítimos, donde son habituales las subidas al Col d’Eze, que desde finales de los 60 hasta 1995, su cronoescalada era la etapa final de la Carrera. En la edición de 2012, se recuperó esta cronoescalada como etapa final. Las ediciones de 1996 y 1997 concluyeron con un sector contrarreloj entre Antibes y Niza.

La última o penúltima etapa suele tener un corto kilometraje, no más de 130 kms, pero siempre da espectáculo al ascender “La Turbíe” y el Col d’Eze, y que desde 1998 hasta 2010 finaliza esta bella etapa en elpase o de la Promenade des Anglais de Niza. Otro final de etapa habitual era la subida al Mont-Faron, cerca de Toulon, que ahora forma parte de la también francesa Tour del Mediterráneo, que se celebra a mediados de febrero.

El palmarés de esta  carrera incluye grandísimos campeones, para los que esta prueba supone el primer objetivo de la temporada. Es destacable el record insuperable del irlandés Sean Kelly, vencedor de 7 ediciones consecutivas, desde 1982 a 1988, más 13 etapas. No muy lejos le siguen Jacques Anquetil con 5 triunfos (1957, 1961,1963, 1965, 1966) y el Canibal Merckx con 3 victorias consecutivas entre 1969 y 1971. Jalabert se impuso también de forma consecutiva entre 1995 y 1997; al igual que el holandés Zoetemelk, que obtuvo tres victorias en 1974, 1975 y 1979. Además, son importantes las victorias del también holandés Jan Janssen en 1964, del malogrado inglés Tom Simpson en 1967 o del alemán Rolf Wolfshohl al año siguiente.

Existe un nutrido grupo de bicampeones de esta carrera. Son: Poulidor (1972 y 1973), Rominger (1991 y 1994) Vinokurov (2002 y 2003), Contador (2007 y 2010 que fue una edición con pleno español ya que Valverde fue 2º y Luis León Sánchez fue 3º) y el belga Fred de Bruyne (1956 y 1958), que fue un gran clasicómano, vencedor en 4 de los 5 Monumentos del Ciclismo. Sólo le faltó por vencer en el Giro de Lombardía, donde fue 2º en 1955.

El murciano Luis León Sánchez venció la edición de 2009 tras atacar jornada tras jornada provocando un “pajarón” antológico al entonces líder, Alberto Contador, en una etapa de media montaña. También fue tercero en 2007, quinto en 2008 y repitió en la tercera posición en 2010. Además, se ha impuesto en 4 etapas en cuatro ediciones diferentes, realizando una gran demostración de fuerza, talento y dominio de la bicicleta.

Otros ciclistas españoles que han brillado en esta prueba gala han sido: Jesús Montoya (4º en 1992 y 2º en 1994), Vicente Aparicio (6º en 1994), Olano (4º en 1995), I. Cuesta (6º en 1996), Santi Blanco (3º en 1997), Zarrabeitia (7º en 1997 y 1998 y 2º en 2003), Marcelino García (3º en 1998), Mancebo (3º en 2000), Javier Pascual Rodríguez (5º en 2000), Aitor Garmendia (5º en 2002), Samuel Sánchez (8º en 2003, 9º en 2009 y 5º en 2010 y 2011), Pereiro (9º en 2003 y 7º en 2004), Valverde (2º en 2005 más una etapa, 2º en 2010 y 3º en 2012 más otra etapa), Tino Zaballa (3º en 2005), Gómez Marchante (9º en 2005),  Patxi Vila (2º en 2006 más una etapa), Toni Colom (3º en 2006 y 5º en 2009 más una etapa), David López (6º en 2007), Purito Rodríguez (10º en 2007 y 7º en 2010) Juanma Gárate, Gorka Verdugo y Carlos Barredo (sexto, séptimo y octavo en 2008) o A. Vicioso (10º en 2012).

En cuanto triunfos parciales, la cosecha ha sido menor, con largas sequías de victorias de etapa. De hecho, David Etxebarría en la edición de 1998, rompió una racha de 8 años sin victorias de etapa españolas, al imponerse en la 2ª etapa. Después, hubo que esperar hasta 2003 para ver la siguiente victoria de etapa, a cargo de Purito Rodríguez, tras la descalificación por dopaje de David Bernabeu. Al año siguiente, obtuvo victoria de etapa Pedro Horrillo, y en 2005 Vicente Reynés, en una edición condicionada por la nieve. Además,  Puritor Rodríguez sumó otro triunfo parcial en 2006, y en 2010 el desaparecido Xavi Tondo ganó una etapa tras una larga escapada.

Por otra parte, la desgraciada caida del kazajo A.Kivilev en la Edición de 2003 cerca de Saint Étiennne, que le supuso la muerte, supuso la obligatoriedad definitiva del casco en todas las carreras del calendario ciclista internacional.

DANI FERNÁNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *