Las variables psicológicas en el ciclismo

En la actualidad, la utilización de términos psicológicos está muy extendida en cualquier actividad, y en el deporte lo está aún más, ya que se tiende a usarlos como justificación de muchas de nuestras conductas. “No tengo confianza en mis posibilidades”, “Mi cabeza está en otro sitio y no puedo concentrarme”, “No encuentro ningún motivo para seguir preparándome”, “Me pongo muy nervioso y no rindo como me gustaría”

De un modo u otro, recurrimos a estos conceptos en muchos momentos, para explicar lo bien o mal que hemos rendido, si no hemos entrenado lo suficiente, si no podemos concentrarnos, etc.

Estos conceptos, son las llamadas variables psicológicas. A veces es más fácil comprender lo que son que definirlas, pero tratando de dar una definición comprensible, se podría decir que una variable es un objeto, proceso o característica cuya modificación provoca un cambio. Por tanto, una característica cuya presencia o no va a tener un efecto en la conducta, pensamientos y actividad fisiológica de la persona.

En el deporte las más relevantes y que influyen más directamente son las siguientes: Auto-confianza, estrés, motivación, atención, nivel de activación y dependiendo de los autores y del deporte, la cohesión de equipo. Cada una influye de un modo diferente en el rendimiento y a la vez todas están interrelacionadas, y lo más importante es, que aunque no lo parezca a primera vista, se pueden mejorar con el trabajo adecuado.

Vamos a intentar definir brevemente cada una de ellas.

La auto-confianza.

Es la creencia firme que tenemos sobre la posibilidad, realista, de alcanzar un objetivo a través de nuestros propios recursos. Supone que la persona percibe que puede controlar la situación a la que se va a exponer, que conoce sus puntos fuertes pero también sus limitaciones, y sabe cómo explotar los primeros y afrontar adecuadamente las segundas.

El estrés.

Es una de las variables que usa continuamente la mayoría de la gente, sin saber qué es realmente. El estrés es la respuesta que da un organismo ante una amenaza interna o externa y la consiguiente movilización de los recursos disponibles para afrontarla.

A su vez, puede tener cinco manifestaciones, Estado positivo de sobre alerta, ansiedad, depresión, hostilidad y agotamiento psicológico. Si os dais cuenta, no todo es negativo (se tiende a asimilar el estrés a algo perjudicial) ya que un determinado grado de estrés en una situación concreta puede aumentar nuestro rendimiento.

La motivación.

Es el proceso que hace que nos hace dirigir nuestra conducta hacia un fin determinado, poniendo en ello toda nuestra energía y perseverancia. Es lo que nos hace salir a entrenar cuando no tenemos ganas, cuando estamos muy cansados o hace mal tiempo, ya que llegar al objetivo final es el que nos hace ir superando los momentos más complicados.

A su vez, se divide en motivación básica y cotidiana. La básica es la que hace que nos guste uno u otro deporte y nos comprometamos con él y la cotidiana es el énfasis y constancia que ponemos en el día a día. Igualmente los motivos que nos llevan perseguir un objetivo determinado, pueden ser tanto internos como externos.

La atención.

La atención es una cualidad de la percepción que hace que nos fijemos en una serie de estímulos, externos o internos, evaluando cuáles son más relevantes y dándoles prioridad para un análisis más profundo.

Puede ser por tanto interna o externa, si los estímulos son de nuestro organismo o fuera de él, y también puede ser amplia o reducida, si nos centramos en muchos estímulos  a la vez o en un número muy reducido de los mismos

Nivel de activación.

El nivel de activación es la respuesta general del organismo en una situación determinada.  Esta respuesta tiene tres manifestaciones, fisiológica, conductuales y cognitivas o mentales.

Supone un continuo que va desde un nivel de activación mínimo como por ejemplo cuando dormimos hasta el otro extremo, cuando estamos con un nivel altísimo, como los estados de alerta máxima.

Cohesión de equipo.

Se refiere al tipo de relaciones que existe dentro de un grupo deportivo en el que se entrena y con el que se compite. Cómo sean esas relaciones, determinará entre otras cosas el grado de percepción de pertenencia al grupo, el nivel de unión con los compañeros, el grado de apoyo percibido, etc.

El ciclismo es un deporte principalmente individual, pero no lo es tanto si competimos por ejemplo en carretera dentro de un equipo, o en los entrenamientos con nuestro club, etc. Y por ello es una variable más a tener muy en cuenta en determinados momentos.

En los próximos artículos describiremos más a fondo cada una de estas variables.

“La fuerza mental se consigue como la fuerza física por constante ejercicio” (Charles F. Haanel)   

Samuel Arroyo Cabello www.psicologiamtb.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.