,

Piotr Ugrumov: Indurain en problemas

El letón fue uno de los mayores azotes que tuvo el navarro durante la parte exitosa de su carrera. El teniente soviético fue uno de los pocos escaladores que pudo poner en apuros al gigantón pentacampeón del Tour. Tanto en la ronda francesa como en el Giro a punto estuvo de hacerle arrojar la toalla. 

Sobre todo en el Giro’93, donde la llegada a Oropa se convirtió en un auténtico suplicio para el español. En el entonces inédito puerto italiano, donde Pantani se exhibiría seis años más tarde, sacó de rueda a Miguel y a punto estuvo de arrebatarle el victoria final. Una de las imágenes imborrables del ciclismo de los ’90.

Sin embargo, no sería la última ocasión en la que Piotr pondría en apuros al jefe de Banesto. La siguiente temporada el letón disputaría el Tour, venciendo en dos etapas y siendo segundo en la general final precisamente y de nuevo por detrás de Indurain. Pese a ello le venció en la cronoescalada de Avoriaz, demostrando su poderoso golpe de pedal en un Tour durísimo, repleto de alta montaña.

En 1995 su escuadra inexplicablemente no fue invitada al Tour, por lo que volvió a centrar la temporada en el Giro. En él se encontraría a un imbatible Rominger, que aprovechó a las mil maravillas las guerras internas entre él y Berzin, compañero de equipo, que sería segundo. Esa temporada tuvo lugar su última participación en la Vuelta, la primera de septiembre.

1996 sería el año final de Indurain. Aún se debería cruzar con este veterano corredor, que produjo los ataques de la etapa de Pamplona que acabó de forma definitiva con el reinado del gran Miguel. Se retiraría en 1999, disminuyendo progresivamente su rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *